Autoestima vs Ego

9:09



Vivimos en una sociedad que castiga la autoestima. Es políticamente incorrecto  estar seguro de uno mismo y a gusto con lo que uno es. Como todos queremos ser "buenos niños", aceptados y correctos nos dejamos engañar y caemos en la trampa del ego. Te voy a dar unas directrices para que puedas diferenciar la autoestima del ego y así no caigas en trampas.

La autoestima es la capacidad que tiene una persona para amarse a si misma, reconocer sus defectos y virtudes, así como capacidades, talentos y limitaciones. 

El ego es un niño herido que intenta distraer nuestra atención del dolor. El problema es que el dolor y los dones se guardan en la misma habitación interna, de forma que si estamos montados en el caballo del ego no somos capaces de ver también los tesoros que llevamos dentro y vivimos enfocados fuera de nuestro Ser.

Para simplificar más, la autoestima responde a un sentimiento de abundancia y el ego corresponde a una carencia de amor hacia uno mismo.

Es muy importante detectar cuando estamos funcionando en modo autoestima o en modo ego porque muchos de los problemas que tenemos son causados por esa pequeña parte nuestra que no tiene recursos, ni soluciones. Es importante transcender el ego y ponerlo en su lugar -lejos del mando de nuestra vida- para tener una vida plena, feliz y sana.

Cuando estás en autoestima, en abundancia de amor por y para ti, eres capaz de compartirlo con el resto del Mundo porque sabes que siempre vas a tienes todos los recursos en tu interior, que nunca te van a faltar.

Colaboras con los demás pero no compites, no necesitas demostrar nada, por lo que las relaciones se tornan colaborativas. Yo te aporto lo que tengo y tú a mi tus cualidades de forma que avanzamos en equipo.

Las opiniones de los demás se tornan relativas. Aprecias las opiniones de los demás, las escuchas y respetas, pero no entras a discutir quien tiene o no razón porque la razón es simplemente un punto de vista.

Reconoces tus virtudes y defectos, con ello te vuelves humilde porque sabes cuando haces las cosas bien y cuando te equivocas. Como no te sientes amenazado eres capaz de decirte: Esto muy bien, esto muy mal. Pido disculpas y la próxima me esfuerzo más, pero no hay castigo por ello.

Cuando funciona el ego todo se torna una amenaza y todos son tus enemigos. Lo que tienen te parece mejor que lo tuyo, criticas, juzgas y señalas para desviar la atención de esa carencia que hay en tu vida. Quieres manipular -consciente o no- dominar y/o ocuparte de los demás para no tener que tomar cargo de ti mismo. Te criticas constantemente a nivel interno.

Esa carencia no es real, es una ilusión. Todos tenemos y somos infinitud de dones y talentos propios y únicos. Todos somos asombrosamente bellos y esplendidos, pero para que te des cuenta de ello tienes que mirar en tu interior y reconocer también las partes no tan brillantes.

No hay que pelearse con las partes que no parecen tan buenas. Identifícalas, haz las paces con ellas y ámalas como son, pero no les cedas el control, ni les des tu poder.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers