El ego en el camino de las Llamas Gemelas

19:24



El ego es un tema que da para mucho, pero voy a intentar ir al núcleo del asunto y dejarme de florituras. El ego, para mí, es la mente. No la mente sagrada y lista que nos da soluciones creativas y que nos habla con amabilidad y cariño, ésa no.
El ego es esa parte de la mente que vive en el pasado o en el futuro, que te hace dudar, que te despista y te engaña para que no reconozcas lo que tienes dentro, lo que los demás tienen dentro, lo que son realmente las cosas que nos suceden.

El trabajo del ego parece que es estorbar ¿Verdad? Pero ése no es el verdadero trabajo del ego. El ego intenta protegernos, es esa parte de nuestro interior que ve las grietas que llevamos en el Alma y las intenta tapar para que no las veamos y no suframos por ellas.

El ego es como un niño pequeño que intenta llevar una vida adulta: no sabe cómo resolver los conflictos, ni cómo solucionar los problemas... pero nos quiere ayudar a avanzar, y ¿qué es lo que hace para ayudarnos? Desviar nuestra atención.

Seguramente siempre has escuchado hablar mal de ego, decir que se tiene que borrar del mapa, que es la fuente de todo mal. Yo no lo veo así. El ego tiene mala prensa porque no sabe hacer las cosas mejor pero sólo intenta ayudar a nuestro Ser.

Voy a poner un ejemplo de cómo lo percibo y tu saca tus propias conclusiones. Imaginemos alguien que tiene un ego muy grande a nivel de sexual. Se sabe guapo, sabe que gusta y sabe que puede conseguir de los demás lo que quiera por su cara bonita. Ese ego tan grande está intentando tapar una falta de amor de dimensiones astronómicas.  El ego está viendo el agujero, está viendo que hay una carencia de afecto inmensa, una necesidad de ternura que nos causa tanto dolor que le parece que nos podríamos romper. Y el ego no quiere que nos rompamos, como tiene pocos recursos y no sabe que ese dolor es nuestro amigo, que nos está avisando ¿Qué hace? Despistarnos, hacernos creer que es importante que le gustemos a los demás. Nos dice una y otra vez: Puede que tú no te quieras pero mira, todas esas personas si te aman por tu atractivo así que no te preocupes. No toques nada, no te rompas, porque yo no sé cómo ayudarte.

La forma de poner el ego donde tiene que estar, que es nuestro jardín de infancia interior, es mirarlo como realmente es, como un niño que no sabe hacer las cosas mejor. No lo puedes quitar de tu vida, es parte de ti, pero te puedes hacer su amigo y decirle: No te preocupes, yo me hago cargo de la situación. Yo, ese Ser que ya está completo, que es Divino y que tiene todas las soluciones y recursos en su interior, voy a encargarme de esta falta de afecto que me escuece.

Cuando te haces amigo de tu ego él empieza a trabajar a tu favor y ya no dice: No puedes hacer esto - lo que se traduce en: No hagas esto que si sale mal me voy a sentir muy indefenso. Cuando el ego es tu amigo te dice: No se hacerlo mejor. Y, lo más curioso, también te dice: Esa persona que tienes enfrente que intenta parecer tan fuerte y auto-suficiente no sabe qué hacer con ese hueco que nota a la altura del pecho. Ten paciencia y cariño, que no ve toda la belleza de su alma. 

El problema del ego es que la mayoría de gente lo pone al timón de su vida y sus emociones y así va el mundo... porque está dirigido por un montón de niños heridos que no saben qué hacer, ni como reaccionar ante las situaciones. Si ponemos el ego a jugar, a ser quien es, una parte chiquita de ti y la parte Divina en ti toma las riendas de tu vida, esa parte que es adulta y madura... ese día el mundo cambiará. 

Entiendo que mi punto de vista puede resultar muy peculiar, pero es que, cuando me puse a amarme a mí misma, aprendí que todo es perfecto y que todo tiene una función y decidí que ninguno de mis recursos era malo, en todo caso lo que estaba mal era mi concepto... por lo que me busqué conceptos nuevos.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers