Meditación: Me hago cargo de mis defectos y dejo de juzgar los tuyos

11:42



Los defectos son como la culpa, nadie los quiere cerca. Nos pasamos la vida tirando balones fuera, los balones de la culpa - y su otra cara, la responsabilidad- el balón de los defectos -y los tesoros que esconden- los balones que representan mirar en nuestro interior, el balón que representa nuestra poder... los vamos tirando hacia fuera, esperando que el receptor lo recoja y solucione el problema.

Claro está que eso no pasa nunca. Los balones vuelven con más furia, más cargados, porque la otra persona también ha añadido lo suyo. Se acaba inflando, inflando y más se infla, más duelen los pelotazos.

Con esta meditación tomarás conciencia de cómo los juicios te encarcelan y te dañan, permitiendo que sanes tus relaciones y que se basen en el entendimiento y la compasión.
Una vez sanas la relación, esta se transforma de forma natural, sin necesidad de hacer participe a la otra persona. Cuando cambia tu interior el exterior lo refleja. 





QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers