Reflexión sobre sexualidad en el camino de la Llama Gemela

19:52



El otro día me preguntaron qué pensaba de esto del sexo entre Llamas Gemelas porque había leído algo sobre que había que esperar a que estuviera todo más o menos ya encauzado, o algo parecido.

No me he visto es esa disyuntiva pero siempre me rijo por mis principios, y mis principios nunca han coqueteado o se han acostado con el primero que pasaba. A lo mejor tendría que haber tirado los principios a la basura, pero es lo que hay.

No juzgo o condeno las decisiones de los demás pero como siempre he sabido que el sexo llevaba consigo un intercambio energético muy bestia, pues me he mantenido al margen y a la mía.

Mi repulsión y dudas no viene sólo por el tema energético, yo he cargado muchos años con un trauma sexual que justo ahora está ventilándose y que me voy a reservar para mi, si no os importa.

Como te puedes imaginar no tengo una basta experiencia sexual en mi haber. Sólo he mantenido relaciones con mi ex-marido y siempre han sido dolorosas y poco o nada gratificantes.

Para mi era un paso obligatorio y cuanto antes pasara el trago, pues mejor. No lo culpo por la parte que le toca porque ni yo misma era capaz de reconocer que había un agujero oscuro, profundo y siniestro dentro de mi.

Lo que si tengo claro, chico Llama-Azul mediante o no, es que en estos momentos me merezco más que el asiento trasero de un coche o los baños de algún local, por muy fino que este sea.

El sentido común y el corazón me dictan que la nueva primera vez sea especial para mi, para él. Que tengamos tiempo, confianza, que esté llena de ternura, comprensión y compañerismo. Que desborde paciencia y esencias lejanas.

Porque me merezco poder estar tranquila, relajada y receptiva. Porque merezco sentir que soy libre para seguir o parar, para llorar, para sentirme a mi misma y a mi compañero.

Pienso que mi compañero también se merece que lo mire, que lo vea, que lo descubra y reconozca. Se merece más que una persona que gira la cara y aprieta los dientes.

La verdad, no espero cohetes, ni orgasmos de colores vibrantes, y si tienen que venir travesuras y aventuras... pues ya vendrán con el tiempo. Pero, sí quiero compartir la noche y el día. Sentirlo cerca para hablar, para tranquilizarme, para sentir que estoy conectada a él más allá del sexo y - por qué no- para repetir si nos apetece.

Camino de la Llama Gemela o no por el medio, tengo claro que soy libre para decidir y elegir, y elijo y decido compartir mi vida y mi cuerpo con alguien que me muestre amor, cariño, ternura, respeto y aceptación.

Mi mentalidad es: Puedo esperar... creo.

Todo puede ser que lo vea y me derrita, pero para eso somos dos en uno, para compensar. Y sabe que no pido flores, ni joyas, ni castillos... que sólo pido un toque de sentirme especial, algo de magia y romanticismo y mucho de eso que él es... puro amor incondicional.

Creatividad




QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers