Fases de cansancio y actividad en el Camino de la Llama Gemela, consejos para adaptarse a estas fases y la importancia del sueño

8:51



Todo proceso de crecimiento y evolución espiritual va acompañado de etapas de cansancio extremo y actividad burbujeante. Igual pasas unos dias que no te puedes mover como, de golpe, no puedes parar ni un momento y parece que te hayan puesto pilas alcalinas.

El por qué sucede esto es sencillo. Comprenderlo te ayudará a entender mejor el proceso y a acompañarlo amorosamente. Seguramente estarás tentado a decir: Estoy cansado por el trabajo, los niños... Bien, no lo dudo, pero sabes muy bien -si paras la charla mental un momento- que hay un cansancio que viene del cuerpo y otro de el resto de cuerpos. Vamos a distinguirlos.

El cansancio a nivel físico suele aportar bienestar. Estás cansado pero feliz y estás cansado tras acabar la jornada o actividad, no te levantas cansado. Cuando te levantas cansado es porque tus cuerpos sutiles estás cargados, densos o porque estás trabajando a nivel espiritual. El Alma no duerme, mientras tu cuerpo descansa en este plano, ella sigue su proceso y evolución.

Por eso muchas veces pasamos épocas de sueño y cansancio extremo. El sueño sirve para que nuestra Alma siga evolucionando, pero también ayuda en el proceso porque mientras dormimos integramos los aprendizajes. Es mediante el sueño que se asientan los conocimientos a nivel profundo.

Cuando estés en una de esas etapas de cansancio tan extremo que sacar un píe de la cama te resulta agotador toma conciencia y recuerda que el Alma está creciendo. Aquí tienes unos consejos para facilitar el proceso:


-Bebe mucha agua porque ayuda en el proceso de limpieza. Para tomar conciencia de ello pon algo sucio bajo el grifo y observa cómo el agua va arrastrando las impurezas.

-Limpia tus cuerpos sutiles, esto también ayudará.

-Aparta amablemente a tu mente no-Divina y descansa lo que puedas. No pienses: Tengo que hacer... ejercicios de autoestima, desapego... Cuando descansas también trabajas.

-Despréndete de toda actividad no necesaria y vital durante ese tiempo. Seguro que hay cosas que puedes aplazar un par de dias y que no te aportan bienestar. Cuando estás cansado, intentar llevar el ritmo normal de vida te agota más. En pocos dias estarás mejor, ten paciencia.

-Se amoroso y amable contigo. No te midas, no pienses: Antes podía hacer... Estás en este aquí y en este ahora, y aquí y ahora, necesitas descansar. Descansa.

-Evita las situaciones estresantes. Si, se puede hacer. Se puede hacer de muchas formas, nada de ruidos fuertes, nada de entrar en discusiones, nada de preocuparse por si avanzas o no avanzas. Elige pensamientos de tranquilidad. No hace falta que te fuerces a sentir alegría y algarabía, simplemente desecha aquellos que no te aporten paz.

-Haz cosas que te hagan sentir bien. Andar descalzo, escuchar una canción, pasear... y que te ayuden a elevar el nivel vibratorio.

-No juzgues tus emociones. Estás cansado o triste, eso tiene una finalidad y un sentido que ahora no entiendes pero no significa que sea malo. Simplemente déjalo fluir

Luego ya entrarás en la etapa de dormir poco pero sentirte bien. Tampoco te preocupes por ello, si durmiendo cuatros horas al día tienes energía suficiente ¿Por qué pasarlo por el filtro mental?



QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers