La Fe y las Llamas Gemelas

12:00



Uno de los aspectos que más me está costando trabajar en el camino de la Llama Gemela es la fe. No me refiero a creer o no creer en Dios, cada uno tiene su propia visión de la Divinidad, cosa que me parece estupenda. Todos podemos tener razón.

Pero me refiero a una Fe que va más allá de la Divinidad, aunque tenga que ver con ella. El proceso de las Llamas Gemelas desemboca en un precipicio y saltar o quedarse quieto es cuestión de Fe.

Por lo que voy viendo en mi caso y en los casos cercanos... los que no tienen temas por solucionar con otras parejas, tienen problemas de dinero que dificultan la reunión, otros problemas de karma o bloqueos. Vamos, que el camino de la Llama Gemela siempre va a parar a un despeñadero, en forma de tu mayor miedo.

Es un reto doloroso, porque fastidia mogollón verle las garras a aquello de lo que has huido toda la vida. De hecho, por eso a crecido tanto, lo hemos alimentado durante mucho tiempo, de forma que ese miedo se ha cebado a base de bien.

La única arma de la que disponemos para enfrentar ese miedo, y que se vuelva chiquito y que desaparezca, es la Fe. La Fe en aquello que clama nuestro corazón, que nos está diciendo que todo esto es real, verdadero y tangible aunque no sea razonable.

Aunque parezca complicado, aunque parezca imposible, aunque parezca sacado de una película... porque cuentas algo de la Llama Gemela a alguien que no lo vive y no se lo puede imaginar. Yo, que lo vivo, a veces tampoco lo puedo imaginar...

Y he estado pensando ¿Dónde encuentro la Fe? ¿Cómo puedo convertir mis dudas en Fe?



Lo primero que he hecho a sido una lista de todos los "milagros" que ha habido en mi vida. Son unos cuantos...

-Trabajos que han aparecido de la nada, que ni he ido a buscar porque han venido a casa a buscarme, sin casi conocerme. Algo extraordinario, por eso es un milagro. Y ha pasado más de una vez...

-Gente fabulosa que he conocido en los momentos más insospechados. Como Phoebe, porque conocerla fue una cosa de lo más... extra-ordinaria.

-Acontecimientos que he presenciado y cosas que he hecho que piensas... con la de gente que hay en el mundo y he tenido la fortuna de estar ahí.

Lo segundo que he hecho es hacer una lista con todas las veces en mi vida que mi corazón ha dicho algo, le haya hecho caso o no, para ver cuantas tenía razón y cuantas no. Bueno, ahora puedo decir que soy una persona muy intuitiva y que tendría que hacer aún más caso de los dictados de mi corazón.

Después, para acabar de anclar el tema de una vez por todas, me he imaginado en un laberinto. He intentado salir pensando. No lo he conseguido. Luego lo he vuelto a intentar... cerrando los ojos de la mente y abriendo el corazón. Lo curioso es que veía marcas en el suelo que indicaban el camino, la salida.

Al Universo le encantan los juegos y las metáforas así que he "salido" del laberinto mental, me he sincerado conmigo misma y, la verdad, no he encontrado la Fe en ningún lado porque sólo siento CERTEZA.

Y acojona que te mueres sentir certeza de algo que ahora parece tan lejano, complicado y mágico a la vez ¿O no? Aparecen de nuevo los miedos y he decidido no volver a empezar.

Me lanzo, me lanzo de lleno al precipicio y si me caigo, lo hago con todo el equipo. Pero pensando que lo hago sintiendo que todo eso que, ahora, parece un sueño imposible es la pura realidad y que, los obstáculos no existen porque una vez superadas las pruebas, todo se arreglará, como ha pasado siempre... aunque ahora no lo entienda, aunque ahora me ponga farruca a dudas, porque...

¿Acaso todo lo que sucede en nuestra vida no es un milagro?

Namasté.




QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

  1. Gracias Creatividad por este trabajo que estás haciendo. De verdad que ayuda mucho leer este tipo de cosas que te recuerdan que no todo es tan negro y terrible como uno cree.

    Esto me recuerda a cuando le dije, sin tener nada, sin tener recursos y teniendo todo en mi contra, que yo le prometía que iría a reunirme con el, dando una fecha especifica y todo y que acortaría la distancia de miles de millas a solo una. Lo hice toda envalentonada y luego me pregunte cagada del miedo: y como se supone que haré eso si no hay nada resuelto, que hice? En qué me he metido?.

    Para mi sorpresa, por obra y gracia de Dios se armó todo en solo una semana, y ya lo demás fueron meses de espera y preparación de eso. La semana de aquel mes en la cual se aproximaba la hora de la verdad, estaba desanimada porque pese a eso y a todo mi trabajo, no tenia medios, estaba ya a solo una milla de distancia, pero no tenia medios para de hecho verlo y mi sorpresa fue enorme cuando los recursos aparecieron, de la nada, días antes y en forma de pago de una deuda. Iba a poder verlo en la fecha prometida e incluso antes. Coincidencia? Lo dudo mucho. Gracias por hacerme recordar esto con tu post. En momentos de separación en nuestra relación luego de la huida, me ayuda a recordar que siempre se han dado las cosas. Este es solo uno de los tantos ejemplos en este camino. De una u otra forma, siempre el universo por más difíciles que sean las circunstancias y por más que todo parezca perdido, ha conspirado para que se den. Paciencia. Sólo eso, paciencia y fe. Espero este pequeño aporte ayude en algo.

    Un abrazo enorme. Gracias por tu labor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si! Tus palabras ayudan, y mucho. Gracias por compartir tu experiencia con nosotros y gracias por tus palabras.
      Un beso!

      Eliminar

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers