Mi Llama Gemela y vidas pasadas II: Empieza lo fuerte pero suavecito...

13:51


Primera Parte

En diciembre del pasado año vi, de forma clara, que estaba en el camino de la Llama Gemela y que mi chico Llama era ese Ser maravilloso que aparecía en mis sueños y meditaciones de forma espontánea.

En ese entonces empecé de nuevo con las regresiones del Doctor Brian Weiss, y esta vez... vamos si vi cosas.

La primera regresión que hice, después de haberlo intentado mil veces antes y no ver nada, fue un pleno al quince. En esa vida mi chico Llama me cortó el cuello mientras me besaba. Casi me da algo del susto y de la impresión. El tema en esa vida y el karma derivado era:
Él, debido a un tema de ego, me traicionó por llegar al poder. Eso me causó a mi un shock brutal y una desconfianza hacia los hombres junto con sentimiento de culpa porque yo sí estaba enamorada como un pava de él.
Lo que me acabó de descolocar fue que me dio por fijarme mucho en los detalles, la ropa, los edificios... puede ser deformación profesional - o vicío, depende de cómo lo mires- la cuestión es que al acabar me lancé a buscar información y todo encajaba. El momento histórico, todo. Estuve dos dias temblando de la impresión.

Después vino un pequeño break de una vida en la que era monje y estando copiando libros que permanecían en secreto en nuestra orden vino la Oscuridad, nos masacró y se hizo con los manuscritos. No estoy segura si mi Llama estaba y mucho menos, con qué bando.

Cabe decir en estos momentos que en todas las regresiones que me han enseñado nosotros eramos pareja... de algún modo. Seguro que hay otras vidas en las que no lo hemos sido, o no, yo sólo puedo hablar por las que he visto y en todas la que he visto estábamos juntos como "pareja".

La siguiente vez me mostraron detallitos de vidas buenas. Una en un castillo o fortaleza dónde fuimos felices y otra en la que eramos indios, y también nos llevamos bien. Supongo que para relajar el ambiente. Realmente fueron pinceladitas muy pequeñas.

Luego siguió lo gordo. No recuerdo muy bien el orden cronológico exacto porque llegué a un momento que era poner la cabeza en la almohada y verme con mi chico Llama a un lado y a mi Maestro al otro en otra vida.


Siempre que he hecho regresiones han venido conmigo Maestros o Seres de Luz que me han ido dando las indicaciones de qué hacer para sanar la situación o para explicarme lo que estaba pasando y cómo nos había afectado. En la mayoría de regresiones también estaba mi Llama. Creo que hubo una en la que no se le permitió estar... si una, que fue lo peor que hemos vivido juntos.

Bueno, pues empezó lo gordo cuando vi como me enterraban viva de bebé. El tema; mi familia estaba muerta a causa de la peste, me encontraron entre los cadáveres y me enterraron con ellos pensando que estaba infectada por la epidemia. Mi chico Llama era uno de los que me enterraron, él era un niño de unos 6 años, y eso le marcó mucho. Toda esa vida llevó en el corazón el peso de mis llantos y la incógnita de qué hubiera pasado si se hubiera escapado conmigo, cosa que le causó una herida en el Alma.

El karma y/o las heridas del Alma no siempre tienen que ser grandes sucesos o lo que le hacemos a otro, su karma, en este caso, no era enterrarme viva, fue el sentimiento de culpa que le generó y la sensación de haberme abandonado.

Nosotros, otro dato curioso, en 4 de las 10 vidas que nos me han mostrado, o que he visto, nos conocimos de pequeños y ya, desde ese entonces, fuimos inseparables (cuando no me enterraban viva). Repito, en lo que he visto.

Otro pequeño atisbo que tuve fue que en una vida eramos los dos hombres y nos liamos a base de bien en momentos en lo que los hombres no se podían liar a base de bien y que hubo mucho tema de celos porque él estaba casado y eso que pasa... pero es que no nos podíamos resistir el uno al otro. Yo ahí algo de ira acumulé, la peleas eran épicas.No recuerdo si maté a su mujer o a él, o si realmente alguien murió o no.

Cuando haces una regresión vas, normalmente, al punto de inflexión, allí donde se origina el trauma o la fractura. Puede ser un gran acontecimiento o algo sencillo. En la vida en la que los dos eramos hombres recuerdo momentos de mucha furia y el sentimiento de destrucción que me crecía dentro. Las ganas de llorar, la impotencia, la rabia... pero no me mostraron el final, o lo que pasó tras ese momento.

Después de esto vino lo todavía peor...

Tercera Parte

Cuarta y última parte

Namasté.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers