Te pido perdón, amada Llama Gemela

14:24



A veces la realidad cae como un pesado manto sobre nosotros, y tomamos conciencia de la magnitud que tienen nuestras acciones en los demás, sobre todo, en nuestra Llama Gemela.

Todo lo que sentimos, pensamos o hacemos llega, en mayor o menor medida, a nuestra Llama Gemela. Así que influimos de forma directa en su estado en general. Podemos llegar a invadirlo si no lo sabemos y nuestra Llama Gemela tampoco, porque no lo puede balancear. 

Al tomar conciencia de la profunda unión entre Llamas Gemelas, no me queda otra que pedir perdón a mi Llama por:

Por el mal humor que tengo a veces, que viaja a través del cordón que une nuestro Corazón, y pasarte a ti -sin querer- algún que otro mal rollo. Ya me acostumbraré a esto de la inter-comunicación... pero que lo siento, te pido perdón. 

Te pido perdón por las veces que te he dicho que no, sin escuchar, sin atender a razones, sin darte oportunidad. Sobre todo porque luego a resultado ser que si, pero eso es lo de menos. Lo peor es no haber estado abierta a tu punto de vista. 

Te pido perdón por guardar rencor hacia tu genero durante tantos años, y por haber envenenado mi mente, mi corazón y mi cuerpo con vibraciones tóxicas hacia lo masculino. Eres mi masculino Sagrado y, ahora, te amo, te honro, te bendigo y te valoro como tal. Y te doy gracias. 

También siento haber fomentado con mis acciones y palabras el desequilibrio entre la energía Femenina y la Energía Masculina, aún siendo sin querer. 

Siento haber tardado tanto en entender el valor del perdón y en perdonar las cosas que han pasado en otras vidas. Ni tú, ni yo sabíamos más. Por haber dejado que el ego tomara posiciones y se instalara en mi vida tan cómodamente. Lo siento por no responsabilizarme de mi Ser antes y dejarlo todo para el final. 

Y, sobre todo, perdóname por no darme cuenta de que SOMOS UNO, que siempre lo hemos sido, que siempre lo seremos y que siempre estarás pendiente de mi, acompañándome en mi evolución y crecimiento, dejando que te acompañe en el tuyo... porque a nivel de corazón somos UNO, y no hay un tú y un yo, sólo un NOSOTROS. 

Así que siento mucho haber puesto el foco en lo pequeño, en las diferencias de tercera dimensión... en vez de atender a razones y comprender que tú estás ahí y yo aquí porque NOSOTROS lo hemos decidido así, antes de nacer en esta encarnación, pero que no hay ninguna diferencia entre nosotros dos, porque no somos dos, somos UNO.

Sé que ya tengo tu perdón, porque eres como eres, simplemente maravilloso... y no te cuesta nada perdonar, y no te cuesta nada Amar, porque eres puro Amor. Y yo también me perdono a mi misma, por todo lo que tenga que perdonar, en mi y en otros.

Namasté.




QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers