Relaciones románticas vs relaciones Llama (1 parte)

11:27




Creo que hay cosas muy obvias que se nos escapan de las manos. El hecho de seguir con el patrón de las relaciones románticas en mente es una de ellas, cuando la relación entre Llamas Gemelas es completamente diferente.

Venimos de serie con una imagen sobre cómo han de ser las relaciones de pareja. Este patrón lo solemos construir en función a lo que vemos en nuestro entorno y a nuestras creencias adquiridas y, vivimos nuestras relaciones en función a ese patrón.

Por eso hay gente que cree que si alguien te ama mostrará celos y otros que creen que el amor se demuestra cuando te dejan volar libremente. Nada es correcto o incorrecto, es lo que hay de base. El problema se presenta cuando tomamos conciencia de nuestro Ser Divino pero no revisamos el patrón y lo cambiamos.

La relación entre Llamas Gemelas no es un: Nos conocemos, nos gustamos. Vamos a vivir juntos y nos entendemos a la perfección. El otro es maravilloso, nosotros somos maravillosos y damos paseos románticos por la playa

La relación entre Llamas Gemelas es:
Nos conocemos, nos enfrentamos a un camino hacia el interior que es complicado, doloroso y que nos pone ante las narices toda la porquería que hemos acumulado en el Alma, y nos lo pone para sanar. Pero no lo hacemos solos, como otros iniciados, lo hacemos con el añadido de tomar también parte de la porquería de nuestro Complemento Divino.

¿Qué significa esto?

Que no puedo esperar que me mande mensajes y flores porque, en estos momentos, sé que estoy en un camino de evolución y crecimiento espiritual. Significa que la relación con mi Llama Gemela es una toma de conciencia de mi Ser. Ahora, sé - o estoy aprendiendo- que mi vida en la Tierra es un aprendizaje, que esto que veo en el espejo no es el Yo que Yo Soy, que es solo una parte. Que todo este Mundo Real es una ilusión, una maya, un teatro que me permite experimentar y crecer, pero que no es toda la realidad.

Significa que mi Complemento Divino me ama incondicionalmente, por eso se ha venido a esta encarnación conmigo, para que los dos superemos esa maya, esa ilusión y nos entreguemos a la verdad Divina en nuestro corazón. Y hemos venido a trabajar, a sufrir... pero también a realizar uno de las trabajos más bellos a nivel espiritual, ayudar a la Tierra a sanar y ascender.

Significa que nuestra relación ya no se basa en eso que hemos aprendido o que antes creíamos porque se basa en el trabajo en equipo, en la compasión, en la aceptación y en el Amor Incondicional.

Puede que ahora te resulte complicado asimilar la idea. A mi me cuesta explicarlo pero lo voy a intentar poniendo un ejemplo.

En mi caso creía que las relaciones de pareja eran como los melones. Algunos salen bien y otros mal, que era cosa de suerte o desgracia tener una buena o mala relación de pareja. Y creía que tenía una buena relación de pareja con mi ex marido porque a niveles prácticos nos entendíamos bien. Él quería una vida completamente diferente a la que yo deseaba, nuestras metas no coincidían para nada, no respondíamos a las expectativas del otro pero no nos peleábamos, teníamos gustos parecidos y llevábamos una existencia pacifica. Eso nos convertía en la pareja ideal. Y lo digo en serio, para todo el mundo -y para nosotros mismos- eramos el paradigma de la felicidad. Felicidad mal entendida, te lo digo ya.

Esa relación se acaba, no tengo más relaciones de pareja, ni rollos, ni ganas de nada y vivo "feliz" en mi burbujita hasta que... llega mi Llama Gemela a mi vida. Y llega a lo grande, aplastando todos los conceptos y creencias que tenía, sobre todos los temas, todo, no dejó nada en pie, nada de nada.

Y resulta que ese Ser, que se planta en mi vida sin invitación previa, no viene con flores y bombones a conquistarme. No. Ese Ser viene con karma, con heridas, con magulladuras, y con un espejo gigante que me pone frente a frente con mis heridas y mis miedos más profundos.

Y veo, y veo un montón de cosas que no quiero ver, que son feas, que no me gustan. Y no me lleva al cine y a cenar... me lleva de viaje, pero un viaje hacia mi interior, hacia lo oscuro y luminoso en mi, hacia el Universo, otras realidades, otras dimensiones, otras vidas... Pero yo sigo esperando flores, cine y cena.

Y las sigo esperando hasta que me doy cuenta que esto no es una relación de pareja romántica, ni karmica, ni dharmica, que esto es un viaje iniciático con todas sus letras. Un viaje que me está enseñando que tengo que dejar de pensar en mi como Yo a pensar en mi como Yo Soy.

Y Yo Soy es Ser, y como Ser... mi relación ya no es un: Nos cubrimos las carencias afectivas, nos servimos para satisfacernos y compartimos el pan. Ser en pareja es: Soy un Ser Divino viviendo y creciendo en la Tierra, con la maya de la ilusión por el medio, pero con un compromiso y una tarea Divina que realizar, aquí y ahora. Y tú, no eres mi pareja, tú eres mi polaridad masculina, y todo lo que nos pasa responde a un orden y a un patrón. Y somos dos y somos UNO, que ahí es ná.

Así que, paso de esperar que nos entendamos a trabajar para conciliar en mi todo lo que está inarmónico, te dejo de ver como una persona para ver tu Ser y no discuto contigo sobre si dejas o no levantada la tapa del water porque estoy muy ocupada trabajando el Amor Incondicional, el compartir, el compromiso, la compasión y la aceptación en mi.

Porque eso es lo que me pones delante. Ya no sirve el patrón anterior, ahora no puedo decir: Pues si no nos llevamos bien... cada uno a su casa. Ahora es: Tengo un compromiso absoluto contigo porque tengo un compromiso absoluto conmigo y con la Divinidad. Cuando hay una carencia no te busco para que la cubras, te pido ayuda para solucionarlo, porque confío en tí, porque eres mi compañero, porque siempre estás ahí para mi, porque eres mi Maestro -aún sin pretenderlo.

Y ya no espero flores, cine y cena porque esto es mejor. Porque puedo desnudar mi Alma frente a un Ser que se desvive por mi, tanto, tanto, tanto, que ha venido a sufrir tanto como yo, a reconciliar lo mismo que estoy reconciliando yo y a pasar lo suyo para que, de una vez por todas, volvamos a estar juntos.

Pero no juntos en el sofá un domingo por la tarde compartiendo palomitas... juntos siendo un sólo corazón en dos cuerpos. Siendo juntos YO SOY y siendo YO SOY UNO CON TODO LO QUE ES.

Segunda Parte

Tercera Parte


Namasté.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers