Sobre la ayuda Divina en el proceso de la Llama Gemela

21:30



Creo que hay algo de confusión al respecto de la ayuda Divina y como se manifiesta en nuestras vidas. Por eso vamos a romper esquemas y conceptos limitantes que distorsionan la realidad de forma que, cada vez que pidas ayuda Divina, puedas aprovecharla.

Para darle cuerpo al concepto voy a servirme de varios ejemplos. Puede que veas que has tenido alguna de estas actitudes o que descubras que en más de una ocasión no le habías pillado el punto al tema de la ayuda divina. No pasa nada, recuerda que estamos aquí para aprender.

Antes de empezar a meterle caña a los cuerpos y al tema quiero decir que muchas veces, mucha gente me dice: Parece que te llevan en volandas, recibes mucha ayuda Divina. Es cierto, la recibo porque la pido. Recuerda que Jesús dijo: Pide y se te dará. Pues pido. Y pido porque soy humana, una humana algo terca y despistada, y no estoy como para desaprovechar recursos. Por esto soy una experta en pillarle el punto a esto de la manifestación de la ayuda Divina, pero lo mío me ha costado, no creas que eres el único ;) Dicho esto, vamos al tema...

Mucha gente cree que la ayuda Divina está para resolvernos los problemas. Que si pedimos ayuda Divina el asunto por el que pedimos se resolverá de forma mágica. Esto no es cierto. También hay quien cree que la ayuda Divina se hace notar, y tampoco es así. Otros sienten que piden ayuda Divina y son ignorados, nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que la Ayuda Divina es discreta, sutil y pasa sin hacer ruido. A veces tarda un poquito y siempre, siempre, siempre, vas a ser tú quien tenga que dar el paso y llegar a la manifestación. Esto lo verás más claro con los ejemplos.

Hace unos meses soñé que alguien que conozco necesitaba ayuda. Soñé que le tenía que dar un mensaje. Es alguien de confianza y no dudé ni un momento en llamar y comentarle lo que había pasado. Le dije que sabía que había pedido ayuda y se la ofrecí. Respuesta: Oh, es que rezo y no se arregla solo. Pues no, pero de algo a servido cuando te estoy llamando y poniéndote la solución en bandeja ¿No? Pues no, eso no le vale y sigue en sus trece que la ayuda Divina no ha llegado. En tal caso... qué quieres que te diga...más no puedo hacer.

Otro caso. Pedí ayuda para reconocer a mi Llama Gemela. Esto es muy bueno. Pedí ayuda y todo era: En tu corazón sabes quién es pero no lo quieres reconocer, y yo pensaba ¿Yo? Si no tengo ni idea... entonces me centré en pedir ayuda para llegar a mi corazón y quitar toda esa parte que no lo quería reconocer. Empezaron a llegar cosas que no relacionaba con el asunto pero... me puse a ello. Y funcionó, pero estuve varias semanas trabajando para llegar ahí. No pedí reconocerlo y BAM.

El último ejemplo que te voy a poner es para que te des cuenta de lo importante que es estar atento y confiar cuando pides ayuda Divina. Hace varios meses, cuando estaba en el punto más duro del proceso pedí ayuda Divina, pedí que me pusieran a la persona indicada para ayudarme a trabajar lo que yo sola no podía hacer. Un día vi un escaparate en el que anunciaban meditaciones guiadas gratuitas cada dos lunes de mes. Era un miércoles, y me acordaré toda la vida porque ese día falleció un ser querido. Era un familiar muy cercano. Me quedé hecha polvo. Fue la gota que colmó el vaso, pasé del límite de lo razonable en esos momentos. Dicen que a nadie le dan más de lo que puede soportar... lo dudo. Me desmonté. No me pude ni ir al tanatorio. Iba zombie sin tomar medicación. El lunes, obviamente, no tenía ganas de ir a meditar porque prefería quedarme llorando a mi ser querido pero un cuarto de hora antes de empezar la meditación me vino a la mente. Pensé: Si es bueno que vaya mandadme un señal. Dos minutos después se cayó al suelo un papel que tenía colgado en la pared con esa goma que pega cosas. Me levanté y fui a recoger el papel, y cuando lo estaba recogiendo pensé: Levanta y ve. Fui a la meditación. Conocí a mi Mentora espiritual ese día, a demás, me dio varias claves en ese mismo momento y me ayudó a trabajar el duelo y varios temas de Llama Gemela de forma gratuita porque se dio así. Hubiera sido lógico que me hubiera quedado en casa, pero pedí una señal, llegó y menos mal que le hice caso. Salí de allí ese día más entera y fue, en ese momento, que empecé a remontar.

Ten claro que siempre que pides ayuda Divina llega, de alguna forma. Puede que te llame o te escriba alguien con lo que necesitas o llegue en forma de libro, canción o idea pero nunca lo vas a descifrar si estás en lo mental, porque desde lo mental te va a parecer algo descabellado o sin sentido. Tampoco esperes que se resuelvan las cosas como quieres o que te llegue todo por arte de magia porque no suele suceder de esa forma. Es más, cuando pides ayuda Divina tienes que estar abierto porque si te empeñas en pedir lo que quieres según tus normas, es decir, esperando que llegue de determinada forma... estás bloqueando todo el proceso.

Otra cosa que hay que tener clara cuando pides ayuda Divina es lo que pides. Nadie puede intervenir en tus asuntos sin tu permiso y nadie puede interceder por ti si no lo pides. Tampoco se puede violar tu libre albedrío. En el primer caso que he expuesto la persona no ha aceptado la ayuda Divina que se le a ofrecido y nadie la puede obligar, pero tampoco hay otra forma de ayudarla. Hasta que esa persona no decida dar el paso la ayuda Divina no puede intervenir.

Por ejemplo. No pidas que te unan con tu Llama Gemela o que tu Llama Gemela haga esto o lo otro. Pide que te den las herramientas que necesitas tú para sanar o para solucionar las cosas, a tí. Pide que te faciliten el camino, que te sostengas y ayuden, que te indiquen la mejor forma, la más sencilla, de hacer las cosas para ti, fácilmente, pero no pidas que se dé la unión mientras te sientas a esperar. Creo profundamente que si hubiera un poder capaz de unir a las Llamas Gemelas sin que nosotros hiciéramos el proceso ya estaríamos todas las Llamas Gemelas unidas. Pero el proceso tiene una razón de ser, un motivo, pues pidamos que nos faciliten el proceso.

Cuando pedimos ayuda Divina es muy importante dejar los juicios de lado. Hace unos días pedí ayuda Divina para solucionar un asunto y me empezaron a llegar cosas sobre canalizar. Canalizar es un tema que me da pereza, me resisto... pero sé que si quiero resolver ese tema de forma fácil tengo que ponerme con el material que me ha llegado. No porque tenga que dedicarme a canalizar, es porque ahí va la clave que necesito. Pues reconozco que soy yo en este caso la que no está poniendo mucho de su parte, pero la ayuda Divina... la ayuda Divina siempre está. Ahora soy yo la que decido. Si lo quiero resuelto ya... pues sé lo que toca. Si tardo... pues es cosa mía, no suya.

Ahora que te he soltado todo este rollo sobre la ayuda Divina te voy a explicar la forma de pedirla, que no estaría mal ¿Verdad?

No creo que haya una formula única y correcta para pedir ayuda Divina más que pedirlo con el corazón, todo acompañado de humildad y gratitud. Algunas veces pido ayuda en voz alta, otras la escribo y enciendo una vela... según lo sienta. Tampoco importa mucho a quién se la pidas, siempre que sea alguien en quien confíes. Da igual si es un ser querido que ha traspasado, un maestro, un ángel o a Dios, mientras concuerde con tus creencias, el nombre da igual.

Tampoco hay un límite sobre cosas por las que puedes pedir ayuda Divina, si fuera el caso lo habría fundido hace dias porque cada vez que tropiezo con algo que no sé como resolver, pido ayuda Divina. Sea el tema que sea.

Lo que nunca hago es pedir que me resuelvan las cosas. Podría hacerlo, puedes poner en manos de la Divinidad el asunto que quieras... pero eso supone dejar de pensar en ello y no volverte a preocupar, para no bloquearlo y aún no tengo la suficiente capacidad como para poner algo en las manos Divinas y despreocuparme. No es cuestión de confianza, es cuestión de costumbre. No estoy acostumbrada y me cuesta cambiar el patrón mental, porque poner algo en manos de la Divinidad significa soltar completamente cualquier proceso y para hacer eso hay que estar muy presente. Mucho. Pero en ello estamos. Mientas, pido que me ayuden a resolverlo y a aprender.

Por último... cada vez que pidas ayuda Divina hazlo pidiendo que sea con facilidad para ti, con permiso de los implicados y para el bien mayor de la Humanidad. Tampoco olvides dar las gracias por adelantado ;)

Namasté.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers