Analogía sobre el proceso de sanación de las Llamas Gemelas

21:30



El camino de la Llama Gemela es complicado. Una de las dificultades más habitual es el resurgir de heridas y/o asuntos que dábamos por sanados y zanjados. Cuando te encuentras con una situación diferente pero que está mostrando el mismo problema, desde otra óptica, es fácil sentirse como un hámster dando vueltas en una rueda porque parece que no llegamos a ningún lado. Pero esto no es cierto, realmente avanzamos pero, no lo hacemos de  forma lineal porque los aspectos a sanar en el proceso de la Llama Gemela son como una granada.



Como estas, no de las otras ;)

Pues eso, que es como una granada porque tienen infinidad de aspectos. Tantos, que llegamos a desconocer el punto de inicio o el origen concreto que ha establecido las bases para que, después, nuestras creencias erróneas, bloqueos, karmas y etc vayan creciendo y formando ese curioso conjunto de granos.

Así que, es habitual y normal que vuelvan a surgir aspectos no sanados que pensábamos haber resuelto y que estos tomen un punto de manifestación diferente.

Por ejemplo, los problemas de autoestima se manifestarán en problemas de relaciones, de trabajo, de abundancia, de seguridad, de confianza... que desgranaré desde todos los puntos en los que se está materializando. Es decir, resolveré los problemas de relaciones, de trabajo, de abundancia, de seguridad, de confianza... y si no hay más, entonces será cuando tenga sanada -por completo- mi autoestima.

Por esto no hay que desanimarse si parece que tropezamos una y otra vez con la misma piedra, y es por esto que podemos pedir, cada vez que hagamos un decreto, una meditación y/o un ejercicio, que ese asunto discordante en nuestra vida muestre su verdadero origen y/o que sane desde su origen y raíz, sea cual sea el plano, vida, dimensión, tiempo, Mundo o realidad en el que se originó.

La ventaja que tiene esto de los problemas en forma de granada, porque también los tiene, es que trabajando -por ejemplo- el desapego puedes sanar -al mismo tiempo- un problema de autoestima, o al contrario, porque estás quitando todos los granos que pertenecen a ese problema.

Otra forma de sacarle provecho a la llama-granada es aislar el problema y darle caña por todos lados, revisando que lo siguiente:
-Karma (otras vidas)
-Creencias Adquiridas
-Bloqueos y/o traumas
-Herencia del linaje familiar
-Derivados del grupo social y/o la sociedad en general (si mi ambiente dice que los zurdos son infieles voy a tener problemas si mi Llama Gemela es zurda porque, automáticamente, lo voy a tachar de infiel)
-Lazos, nudos y/o ataduras energéticos
-Votos, promesas, juramentos...

Y creo que no me dejo nada... pero si me lo dejo, pues me lo decís y lo incluyo, porque revisando la herida del Alma desde todos esos aspectos podremos dejarlo todo limpio y finalmente resuelto, de una vez por todas.

Por experiencia diré que suele haber un tema principal a trabajar por parte de las Llamas Gemelas. Vamos, que hay un hueso que se nos resiste más que los demás y  que es ahí donde puedes invertir mayormente tus recursos, porque sanado eso, el resto será más fácil.

Ahora ¿Cómo saber y/o reconocer ese hueso duro de roer que resulta ser nuestro mayor aprendizaje? Si conoces alguna técnica que te ayude, genial. Si puedes consultarlo con tus guías, también bien pero si no sabes ni lo uno, ni lo otro... pide señales, claras y concisas. Cuando te lleguen tres artículos y/o ejercicios y/o meditaciones sobre el tema... casi que ya lo tienes claro ¿No? Lo único a tener en cuenta es que hay que estar atento y no dejar que la parte mental barra todo el asunto bajo la alfombra porque eso hace la parte mental, resistir.

Namasté.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers