Enfermedades karmicas

21:00



Cuando hablo de enfermedades karmicas en ningún caso lo voy a hacer para referirme a ellas como ningún tipo de castigo o de penitencia y mucho menos como algo impuesto por la Divinidad.

Aunque toda enfermedad tenga base en los bloqueos o desequilibrios del cuerpo emocional-mental-espiritual, hay casos que vas más allá de ese desequilibrio porque responden a alguna de las categoría de enfermedades karmicas.

Esto lo digo desde la experiencia personal porque he vivido con una enfermedad que los médicos aún desconocen de dónde viene, qué la causa, cómo se cura y cómo se trata. Y me he pasado diez años sanando mis cuerpos etericos para sanar el físico y nada de nada, eso seguía ahí, tan virulento como siempre. No mejoraba algo, seguía igual, lo que se traduce en: dos brotes al año con su correspondiente perdida de peso, de masa muscular, de energía, con crisis de fatiga crónica y su tandita de tres meses de cortisona. Sí, he dicho diez años. Y sí, si un año tiene doce meses yo me pasaba un total de seis a base de cortis. Estoy de puta madre de los huesos porque me he cuidado pero que... podía haber pasado cualquier cosa. Total ¿Qué obró el milagro? ¿Qué pasó para que se activara la sanación a nivel definitivo? Empezar con el trabajo karmico. Tal como empecé la enfermedad se volvió más violenta cosa que provocó una serie de operaciones que han hecho desaparecer la enfermedad. De todo esto tengo pruebas físicas. Tengo análisis, fotos, datos y lo que queráis. Y sí, me encantaría que un médico alopático investigara por ahí porque puede ser la clave de muchas sanaciones pero que, volviendo al tema, es algo que se ha curado -milagrosamente para la ciencia- a raíz de hacer trabajo karmico. La sorpresa me la llevé cuando, haciendo el DMC, salió una memoria de quemadura en la zona que me afectaba la enfermedad. Y fue un alivio. El alivio de saber que eso no iba a volver a surgir, jamás. Después de las operaciones ya no quedaba rastro de la enfermedad pero, después del proceso del DMC, sé que no volverá. Han sido muchas lágrimas, mucho sufrimiento, mucho creer que en la vida iba a poder gozar de nada porque me he pasado meses sin poder, ni si quiera, comer... han sido diez años de convivir cada día con un dolor físico inmenso causado porque hace no sé cuántos siglos me quemaron la tripa con carbón y ese trauma se quedó ahí. No era un castigo, no era algo que estuviera haciendo mal, era una -y perdón- puta memoria celular. En este punto no sé si reír o llorar.

Por esto digo que ninguna enfermedad karmica es un castigo, puede ser una elección que hace el Alma para aprender, pero no un castigo. Para comprenderlo, vamos a ver los tipos de enfermedades karmicas y su finalidad.

TIPO MEMORIA CELULAR

Cuando el trauma de una vida pasada es tan fuerte que nos produce un shock o mucho dolor, el cuerpo eterico lo registra y lo almacena por pura supervivencia. Es decir, si eso me causa tanto dolor que no lo puedo soportar, lo aparto de forma temporal hasta que estoy preparado para sentir el dolor y liberarlo. Recordad que la energía no se destruye y que el dolor es energía. Si la energía del dolor se queda en mi y no es liberada, ni transformada, se hace bola. Una bola que me impide sentir la plenitud y que tengo que soltar. El problema es, primero, saber que llevas esa bola y, segundo, encontrar la forma de soltarla de la forma más cómoda posible. Si encima estamos en el camino de la Llama Gemela y estamos sanando todo lo que hay en nuestra Alma... pues eso. Una detrás de otra y un dolor que parece que te vas a morir. Mejor dicho; un dolor que te hace preguntarte si vale la pena vivir así, y el que ha pasado por algo similar lo comprende. No se trata de suicidio, ni mucho menos, de trata de verte con 20 años, en una cama de hospital y frente a un futuro poco menos que desolador. Por fortuna, y porque no he parado ni un segundo de buscar la forma de salir de ahí, he concluido con el tema pero no olvido que no hay muchas personas que no. Ojalá todo aquel que tenga una enfermedad karmica de este tipo encuentre la forma de llegar al origen y sanarlo porque es brutal, casi inhumano. A todo esto ¿Y la Divinidad? Aquí la Divinidad ha tenido más bien poco que decir porque era un tema energético. Si la energía estaba en mi y necesitaba ser liberada para sanar... no quedaba otra que liberarla para sanar. Con todo y con eso le doy gracias a la Divinidad porque me ha ayudado y enseñado mucho esta enfermedad. Todo tiene su lado bueno y he sacado mucho bueno de ahí, mucho... un corazón lleno de bueno.

TIPO HEREDITARIO
Cuando nos encontramos con una enfermedad del tipo hereditario no podemos tener dudas que se trata de algo karmico a nivel familiar. Es decir, en algún momento de la historia familiar, nuestros antepasados desarrollaron algún bloqueo o desequilibrio y va pasando de generación en generación hasta que es sanado. En mi familia no hay nada que vaya pasando de generación en generación, con lo cual, me voy a inventar el ejemplo. Imagina que esa misma extraña enfermedad que tuve yo fuera algo hereditario ¿Qué diferencia hay entre una enfermedad karmica individual y una familiar-grupal? Pues si en mi caso fue a raíz de una quemadura, pues imagina que hubieran muerto varios miembros de la familia en el mismo momento o por la misma situación. Ahora me viene a la mente el tema de la psoriasis, que también se asemeja a una quemadura. Imagina que una familia a muerto en un incendio y eso les a causado tal shock que no se ha liberado ese dolor ¿Qué sucede? Que ese dolor va a desplazarse energéticamente de generación en generación hasta ser liberado.

Tanto en el caso de primer tipo como del segundo se activan estas memorias a la misma edad en las que sucedió el trauma primario. Es decir; cuando sucedió lo de la quemadura, en la otra vida, yo tenía 15 años y esa es la misma edad que tenía en la encarnación actual cuando se empezaron a desarrollar los síntomas en mi, aunque fuera diagnosticada de forma posterior. Muy posterior. Varios años después. Y lo mismo sucede con las enfermedades karmicas de tipo hereditario. Si el trauma primario afectó en la infancia, se desarrollarán en la infancia, y si el trauma primario se originó en la vejez, así será también para la siguiente generación.

Ahora que hemos visto este tipo de enfermedades karmicas vamos a pasar a las enfermedades karmicas que elegimos como aprendizaje. Para hacerlo vamos a usar ejemplos.

EJEMPLO 1
Imagina que un Alma lleva muchas encarnaciones desapegado de sus emociones y que ignora lo que es la ternura, la compasión y la comprensión. Llega un momento en la evolución de esta Alma que tiene que aprender y conocer estas emociones porque es algo que aprendemos todos ¿Qué opciones tiene? Pues sus opciones son elegir vidas de servicio -en los que conecta con el dolor de los demás- o elegir una vida en la que sentirá en sus carnes el dolor y las emociones, y en la que pasará por la experiencia de sentir el desamor, la poca ternura, la incomprensión y la no-compasión ¿Por qué? Porque esa existencia tan dura le brindará la oportunidad de condensar el aprendizaje y evolucionar más rápido. Pero, repito, esta elección no es un castigo por su anterior falta de empatía, es una opción para conectarse con la empatía. Entiendo que a nivel humano esto es algo muy duro de asumir pero así es.

EJEMPLO 2
Imagina que un grupo de Almas quiere practicar y conectar con el Amor Incondicional en su próxima encarnación y deciden que la mejor forma de hacerlo es que una de las Almas del grupo encarne con un handicap que les obligue a aprender y a conectar con el Amor Incondicional. Este podría ser el caso, por ejemplo, de las Almas que eligen encarnar manifestando un Síndrome de Down porque ellos han venido aquí a enseñar a su entorno lo que es la aceptación y el amor puro. Y aquí la lección es más para el entorno que para ellos mismos. Realmente, todos, a nivel de Alma somos iguales. Recuerda esto la próxima vez que veas a alguien con lo que la sociedad considera una deficiencia y honra su camino porque son Maestros de carne y hueso.

EJEMPLO 3
Un Alma tiene una misión concreta que desarrollar durante su próxima encarnación y como sabe que va a pasar por el velo de la ilusión y no va a recordar que se ha comprometido con esa cuestión se programa una enfermedad que lo despierta a ese nivel y que lo lleva a, posteriormente, ayudar a personas que están en su misma situación pero que no tienen tanta visibilidad de forma que presta un servicio a todo el conjunto de la Humanidad porque ayuda a que los demás tomemos conciencia.

EJEMPLO 4
Imagina que como Humanos hemos llegado a un nivel evolutivo apto para un cambio a una vibración superior y que necesitamos un suceso que nos ayude a activar ese cambio en nosotros ¿Qué sucede? Que se solicita a un grupo de Almas el servicio para mostrar y para conectar a todo el conjunto con esas emociones que son de una vibración mayor a la que había hasta el momento. La compasión es una de las vibraciones del amor incondicional más elevadas ¿Cómo se despierta la compasión? Tristemente... con hambrunas, con mutilaciones genitales femeninas, etc. Estas Almas no han venido a pagar nada, han venido a ayudarnos a crecer y a evolucionar porque nos activan emociones de amor. Si no fuera porque estas Almas han decidido manifestar de esta forma la no-conciencia mucha gente no podría tomar conciencia.

EJEMPLO5
El grupo cinco está integrado tanto las epidemias como matanzas como las muertes en grupo -por ejemplo, accidentes de avión- porque tienen unas funciones similares, aunque parezca que no hay conexión entre ellos.Su finalidad al desencarnar en grupo en llevarse con ellos energías de baja vibración para traer, en su próxima encarnación, energías más elevadas. Por ejemplo, el caso de las Almas de la II Guerra Mundial reencarnadas en el momento de la hambruna. Estas Almas, al desencarnar, se llevaron el odio (etc) y volvieron para despertar compasión en el conjunto global.

Si has estado leyendo sobre otras vidas y reencarnación es posible que hayas leído que cuando un Alma asesina, viola o ejerce violencia sobre las demás es castigado a encarnar con alguna malformación o en una situación precaria. Esto no es del todo cierto porque a nivel de Alma somos corregidos, no castigados. Cuando un Alma ha causado mucho dolor a otras Almas tiene la opción de conectar con las emociones que ha causado pero también tiene la elección de volver a encarnar en unas circunstancias similares con la intención de aprender la lección. Nunca juzgues a nadie pensando que si está en cierta situación es porque ha hecho algo malo en una vida pasada y está pagando porque eso no suele ser cierto y estás perdiendo la oportunidad de honrar a un Alma muy valiente y de elegir la compasión y el amor incondicional. Igualmente, mañana ampliaremos el tema al comprender como nos afecta lo que hemos hecho en otras vidas y las muertes de otras vidas en la encarnación actual, incluyendo el karma con la Oscuridad.

Namasté.








QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers