Desconocidos

21:00



Esta entrada está escrita del viernes mientras iba a... y es una entrada especial por viajera y porque es la que más se aproxima a mi forma de escribir cuando me suelto y me lanzo al vacío. Justamente porque es la entrada que más mejor me refleja he decidido dejarla tal cual es, tal cual soy...

Voy en un tren camino de cumplir uno de mis sueños. Como los sueños suelen ser insomnes aún tengo un buen trecho y ¿Qué hago? Abrir el libro que llevo de regalo para mi Sis. Abro el libro y lo primero que leo es que ahí tenemos otro método para conocernos a nosotros mismos. Ostras ¿ Cuándo nos hemos vuelto desconocidos para nosotros mismos?

Y ¿Por qué necesitamos un sistema exterior, que suele costar una pasta, para conocernos a nosotros mismos? No lo entiendo porque somos la persona con la que compartimos más tiempo, sentimientos, aventuras, desventuras y momentos... ¿Verdad?

Para contarlo todo el libro va de mates pitagóricas y relojes de la vida, no apto para esta fan de las letras puras. Espera ¿Letras puras? Serán sinceras, abiertas, románticas, crueles pero ¿Impuras? Impuras serán las intenciones ¿No? 

Debe ser que los trenes me ponen profunda y filosófica. No sé por qué será pero soy una enamorada del tren. Me encanta ir en tren, hasta en el cercanias. Una de las cosas que más me gustaría hacer en este Mundo es ir en el Orient Expres. En el restaurado, se entiende ¿Verdad? Ir en el Orient Expres e imaginar lo que venga que por algo soy escritora. En fin, dicho esto ... 

Yo creo que me conozco bien ¿No? Supongo como todos, porque todos nos conocemos a nosotros mismos. Mucho. Somos la persona con la que más tiempo pasamos en esta vida. Entonces ¿Cuál es el problema? Pues el problema es que, en vez de aceptarnos... Nos buscamos los por qué. Por qué soy así, qué me han hecho de esta forma... por qué, por qué y, mayormente, por qué voy a confiar en mi si esa persona, que casi no conozco, parece saber más de mi mismo que yo porque... no me fío de mi y busco la solución fuera, no dentro. Pero, faltaba mi pero... ¿Acaso no sabes ya qué te gusta y qué te disgusta, qué te mola y qué aborreces, qué te pone y qué te mina...? Y yo creo que sí lo sabes. Lo sabes y de sobras pero sigues pensando, esperando y/o buscando resolver tu propio misterio en vez de amar, honrar y celebrar lo que ya eres, lo que ya sabes de ti y lo que aún no llegas a entender.

A mi me gusta escuchar música, leer, viajar, estar con mis amigos, las series de sangre y lucha, ir en tren, escribir, el mar, pintarme las uñas, bailar, andar descalza y muchas otras cosas más. Y no sé por qué soy zurda, por qué me lloro y me río a la vez o por qué me deleita hundir las manos en la arena cálida. Me disgusta que todo se complique, tener lejos a personas que amo y los abridores de latas para diestros. Me mola escribir y me mola imaginar historias. Me mina tropezar con la misma piedra y me pone... Lo que me pone lo dejaré en suspenso. Y si lo pienso bien... yo prefiero ser misterio, sorpresa e improvisación o mi vida, conmigo misma, seria sumamente aburrida.

Hoy, a demás de saludar a tu Alma desde mi Alma, te mando un beso viajero...

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers