Humanos y Divinos

21:00



Recorriendo el camino de la Llama Gemela solemos decirnos que nos quejamos, cansamos y erramos porque somos humanos. Y somos humanos pero ¿Puede llevar el humano los zapatos de la Llama Gemela?

No. El humano, o la parte humana, no tiene la sabiduría necesaria para seguir, sanar y aprender porque eso corresponde a nuestra parte Divina. Es lo divino en nosotros lo que nos guía y lo que nos lleva por este camino de crecimiento espiritual porque, y esto es algo que toca recordar a menudo, el camino de la Llama Gemela es un camino de crecimiento y no un camino a una pareja ideal.

Aunque el camino de la Llama Gemela sea un tránsito hacia una expresión de Amor Incondicional compartido con nuestros Complementos Divinos, no es un camino de único sentido hacia la manifestación de un amor de pareja. Al menos, no un amor de pareja hasta ahora comprendido y/o experimentado.

Y dada que la finalidad de las Llamas Gemelas es crecer y evolucionar, desde lo humano al divino, lo que nos tenemos que preguntar es ¿Estoy creciendo y evolucionando? Y no ¿Cuándo se va a manifestar ese Amor ideal? Porque nos solemos olvidar te esto.

Solemos olvidar que al sanar y evolucionar en nosotros mismos estamos haciendo nuestro trabajo, lo que hemos venido a hacer aquí y que eso es lo fabuloso. No hay que esperar a nadie o nada porque ya estamos realizando nuestro trabajo y nuestra misión del Alma Llama; crecer y evolucionar espiritualmente y sanar lo discordante en nosotros, en nuestro linaje y en el planeta entero.

Tu ego, en estos momentos, puede ponerse a refunfuñar pero, si lo observas, verás que ya estás materializando en ti la tarea, Divina, de tu Alma, una tarea que le queda grande a la parte humana pero que es ideal para la Divina.

A la parte humana hay que honrarla y amarla pero sólo puede ocuparse de tareas humanas. Por ejemplo, si tu parte Divina tuviera que ir a comprar el pan se entetendría tanto siendo en todo momento que no harías nada. La parte humana es necesaria porque estamos en una dimensión que se manifiesta a través de lo humano y terrenal pero todo tiene su lugar. Tanto lo Divino como lo humano tienen su momento y su lugar para Ser, para trabajar y para manifestarse. Sé que he puesto un ejemplo muy escueto pero creo que lo vital se ha comprendido. Lo vital es; en estos momentos, en este planeta, necesitas tanto de lo Divino como lo Humano para desarrollarte... simplemente, reparte bien las tareas ;)

¿Qué vamos ha hacer cuando nos sintamos humanos, otra vez? Comprender que no estamos encajando las piezas correspondientes porque el humano no puede hacerse cargo de la Llama Gemela. Lo que podemos hacer, en vez de lamentarnos, es darle a lo humano un trabajo que pueda hacer, que no lo desborde y lo fruste... Y dejar que la parte Divina se encargue de lo que sí le corresponde cuando toque.

Para que vivas la diferencia te voy a pedir que hagas la repartición de tareas. Haz una lista mental o material de las tareas que corresponden a cada parte y actúa en consecuencia. Sabrás que estás en modo Divino cuando sientas paz, seguro respecto a la Llama y zen porque la parte Divina se rige por el corazón. En cambio, la parte humana es mental y necesita materializar. Si te sientes en modo humano, no te ofusques con la Llama Gemela y no intentes resolver los asuntos del corazón porque son temas que lo humano no alcanza a comprender, si te sientes en modo humano... haz cosas materiales, que puedas tocar, palpar y experimentar. Esto puede ser ver una peli, hacer un sudoku o hacer ejercicios de sanación que requieran la participación de tus sentidos. Puedes hacer carteles, listas ;) o puedes escribir, pintar, cantar... porque te estás moviendo en lo terrenal y lo humano en ti se sentirá a gusto y seguro.

Lo más maravilloso de todo es que, cuando dejas que cada parte haga lo que le corresponde hacer, fluirás con tu propia esencia, con la esencia que has venido a manifestar. Y lo disfrutarás...

Namasté.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers