Liberarnos de la vergüenza

19:00



Si hay algo que pensaba no tener era vergüenza. No es que sea una descara pero hablo con desconocidos desde la confianza en mi, no tengo pudor extremo respecto al físico y no me supone ningún trauma nada en general. O eso pensaba...

Pensaba porque sí tengo un pequeño trauma infantil reconocido. Es un poco lo típico que te apuntan a bailes tradicionales, te toca actuar en un teatro grande y lo flipas porque tienes cinco años y eso te parece más grande que el castillo de la Cenicienta. Vamos, como que te tira para atrás de tal forma que descartas lo de estrella del rock para los restos. Sí, yo a los cinco años ya apuntaba maneras musicales. En fin, que lo resolví no volviendo a subir a un escenario.

De adulta, cuando tocaba hacer el festival de danza del vientre yo ya me escaqueaba desde el principio y problema resuelto. Al ser mayor de edad tampoco es que te puedan obligar porque queda feo y los puedes denunciar por acoso y/o secuestro ;) Sí, me iba librando mejor que mal porque tampoco es que tenga un gran futuro de bailarina.

Pero como en el camino de la Llama Gemela lo sanas todo, pensé que tampoco estaba de más repasar la vergüenza de salir a un escenario y cosa resuelta, hasta que me puse a ello. Fue ponerme a ello y darme cuenta que me había escaqueado de mucho más.

Me había escaqueado, realmente, de permitirme brillar porque no dejaba de limitarme a mi Mundo conocido. No se trata de irme de gira ;) Se trata de hacer las cosas, independientemente del resultado. Si hay algo que me desagrada y lo dejo de lado, no lo estoy resolviendo, lo estoy aparcando.

Pero una vez observas qué aparcas, lo puedes volver a retomar desde otro punto de vista. Ya te hago saber que no me verás en un escenario a lo Shakira pero si que puedes verme conferenciando sobre algún tema. Curiosamente, por decir algo porque será una causalidad.... hace unos años me ofrecieron hacer una ponencia sobre un tema determinado que tiene que ver con la salud y dije un sí pero no porque me daba vergüenzaaaaaa!!! Y ahí está la cuestión. Creer que no soy lo suficientemente buena cuando, mirado friamente, tengo más de quince años de experiencia en el sector. Sí, te puedes reír porque a mi también me da la risa...

Pero ¿Cómo se libera la vergüenza? Opciones hay mil porque te puedes ir a enfrentarte a tus miedos, puedes trabajarlo en terapia pero he optado por la siguiente meditación (como era algo chiquito...)


Y me va muy bien porque la voy repitiendo. Y sí, me gusta hacer las meditaciones guíadas. Esta meditación la he hecho unas tres veces (es que era mucha vergüenza) y el primer día ya noté cambio porque me empezaron a ver. Sé que parece algo abstracto pero eso que te dicen no te había visto pero ahora te veo. Es fuerte. Será que me ven porque ya no hay telón ;)

Así que me ha ido muy bien y me va muy bien. Tampoco es que vaya con la idea de hacerla un número determinado de veces, es más bien, la haré mientras el cuerpo lo pida, sin complicarme la vida. Y espero, si tienes vergüenza, que también te vaya bien. 

Namasté. 





QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers