LO QUE SIEMPRE QUISISTE por Jeff Foster

19:00






 "Toda su vida mirando a otro lado ha estado... al futuro, al horizonte. Nunca su mente en donde él está..."
- Yoda, El Imperio Contraataca 

 Puedes tener todo lo que quieras, pero no necesariamente bajo una forma.

La única razón por la que quieres lo que crees que quieres, por la que deseas lo que deseas - el cigarro, el trago, el auto nuevo, la promoción, el subidón espiritual, la siguiente dosis - es porque te sentirás diferente, mejor, más entero, más completo de lo que te sientes en este momento. Desde un sitio de incompletud, buscamos la completud en el mundo externo.

Pero lo que realmente estás buscando no es realmente ese objeto; lo que buscas es más bien el estado que conseguirás cuando finalmente 'obtengas' ese objeto - ese sentido de liberación, alivio, plenitud, y conexión con la vida. Te sentirás capaz de descansar, al fin, llevando la búsqueda a su término. Lo que realmente estás buscando, entonces, es el fin de la búsqueda, ese sentido de absoluta paz, de estar presente y satisfecho, en el eterno Ahora.

Buscas tu propia presencia. Sin embargo, como todos sabemos, ninguna cosa 'externa' - ningún objeto, persona, sustancia o evento - tiene la capacidad de entregarte eso. Unos pocos momentos, minutos, horas después, la búsqueda vuelve a hacer acto de presencia. Quieres la siguiente 'cosa,' la siguiente dosis, el siguiente subidón, la siguiente experiencia, el siguiente momento 'mejorado.' El mecanismo de la búsqueda no se desactivó por la adquisición de lo deseado; simplemente se pausó a sí mismo temporalmente, y en realidad puso en marcha la venida del siguiente deseo. Este es el mecanismo detrás de toda adicción, y en una mayor o menor medida, el buscador siempre está adicto a algo.

Hay otra manera. Dejar que el deseo descanse allí y vuelva a su fuente. Todo deseo es realmente el deseo por la presencia misma, por el sabor de tu propio ser, por la cercanía cósmica, por el maravilloso sentido de estar vivo, despierto y abierto. Ningún objeto o persona puede darte eso, aunque a veces llegues a saborearlo en forma temporal. Pero a veces ese sabor sólo te hace sentir más hambre por el objeto.

Hay muchas personas en este planeta ahora que parecen tenerlo 'todo,' pero se sienten más vacíos que nunca, más perdidos. Lo único que anhelan, es lo único que no pueden encontrar. Presencia, serenidad, amor incondicional, ese sentido de estar en casa, y arraigados profundamente en el cuerpo, en la tierra, en el cosmos; por mucho o poco que se tenga, este es el más profundo anhelo de cada corazón humano.

Sabe que cada urgencia, cada anhelo, cada deseo, cada compulsión adictiva, es realmente una invitación a tu presencia. No a una presencia 'futura,' sino a la presencia misma. En lugar de acallar el deseo, o inconscientemente perseguirlo en el futuro, buscándolo fuera en forma habitual bajo determinada forma, mejor vuélvete más curioso. Respira EN las sensaciones del cuerpo - en la barriga, en el área del corazón, en la garganta - y permite todas las imágenes de la mente, todas esas imaginadas 'escenas futuras,' escenas de satisfacción y alegría que surjan. Hay una alegría mucho más profunda que viene cuando dejamos de abandonarnos a nosotros mismos ahora, una satisfacción mucho más profunda cuando nos mantenemos cerca de esas partes de nosotros que gritan por nuestra amorosa atención. Mantente allí, con eso que te está quemando, con tu anhelo, con tu compulsión; descubre lo que realmente desea cada uno.

Desde un lugar de presencia, tienes la absoluta libertad de soñar, de desear, de imaginar metas, de querer cosas. Desear o querer también es algo sagrado; no nos convirtamos en ascetas. Sin embargo la calidad de ese querer es muy diferente ahora. Emana desde la fuente, desde la presencia. Surge desde la completud, no desde la carencia. Ahora hay una actitud más lúdica, menos urgente; hay más curiosidad. Porque ahora ya sabes, eres íntegro, tanto si obtienes o no la 'cosa' que creías desear. Estás a menos de un latido de tu corazón de la satisfacción de tu deseo más profundo, de tu propia dulce presencia, de tu satisfacción cósmica, de tu lugar de descanso, de tu verdadero hogar. Sin efectos secundarios.

Jeff Foster

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers