Plenitud

19:00



Estaba escribiendo sobre cómo acabar con los conflictos internos para llegar a la paz interna y me he dado cuenta que aún no os había dado las claves de la plenitud, y si lo he hecho no lo encuentro... Así que hoy vamos a volvernos plenos y mañana vamos a llegar a la paz interior.

La plenitud es la aceptación total y completa de cada una de las partes que nos conforman desde el amor incondicional hacia nosotros mismos. Así que toda sensación de carencia nace de la falta de una parte de nosotros mismos que ha sido apartada por diversas razones. Por ejemplo, imagina a un niño al que le gusta tocar el dinero, contarlo y jugar con él. Si ese niño está en un entorno en el cual el dinero se considera el mal de todos los malos... creerá que esa parte suya es negativa y la apartará para ser amado por la tribu (el entorno). Al crecer, como le falta una de sus partes, el niño, ya adulto, sentirá una carencia interna que intentará llenar con relaciones, aficiones, adicciones, objetos y/o cualquier otro tipo de factor externo, sin pensar que esa carencia nace, se reproduce y muere en su propio interior.

Habitualmente no es que hayamos apartado una parte, es que hemos apartado varias... de forma que sentimos que nos falta algo... A nivel de Llama Gemela se manifiesta mediante la ansiedad de estar con la Llama. Ojo, que he dicho ansiedad y no deseo, ganas y/o ilusión. Una cosa es tener una ansiedad limitante que nos causa un profundo dolor y otra es tener una ilusión Llama desde la plenitud.

En todo caso, una vez hemos vuelto a conectar con lo que somos, con las piezas que nos conforman... pasamos de la ansiedad a la ilusión en muy poco tiempo. Respecto a la Llama y respecto a cualquier aspecto relacionado con la carencia interna de nosotros mismos, así que vamos ya a por ello.

Lo que vamos a hacer, para no entrar en etiquetas, es escribir una carta para nosotros mismos que diga algo tipo...

Yo_________ como TOTALIDAD pido perdón a todas las partes de mi que he rechazado por alguna razón. Ahora, las recupero, sano y amo desde la conciencia de mi totalidad para manifestar plenitud sabiendo que, como Totalidad, soy la suma de todo lo que me conforma. Sabiendo que amar y aceptar a todas las partes que me conforman es manifestar la plenitud y el máximo nivel de amor incondicional hacia mi mismo. Por eso...
Lo siento por todo el dolor que me he producido a mi mismo. Perdóname por no comprender que tú también eres parte de mi. Te amo como amo todo lo que me conforma. Gracias por los dones y talentos que me otorgas. 

(Firma) 
________________ 
LA TOTALIDAD

O tipo....

Me pido perdón por apartar de mi totalidad la parte infantil cuando mamá, papá, otras personas me dijeron que era momento de crecer. Me perdono porque eso me ha privado de disfrutar como una niña de las cosas que me gustan, del trabajo.... Ahora recupero y amo esa parte de mi, sabiendo que ellos lo hicieron lo mejor que pudieron volviendo a la Totalidad de mi Ser. 
(Sustituye las partes marcadas por aquello que sea más identificativo para ti)

Después vamos a imaginar que en nuestro corazón se van juntando las piezas de nosotros mismos que faltan pasando de tener un corazón roto a uno completamente formado y brillante. Un corazón pleno.

Una vez nos sintamos plenos sólo tenemos que observarnos para no volver a apartar ninguna parte de nosotros mismos y seguir con esa plenitud resplandeciente pa los restos.

Digo resplandeciente porque cuando eres TODO en ti mismo y lo notas, lo sabes, brillas en tu totalidad porque te siento llenito de ti sin ningún tipo de carencia. 

Namasté.


QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers