Adiós a la codependencia

19:00



La codependencia es la negación inconsciente de nuestras emociones. Esa negación se muestra como la preocupación excesiva por los demás ya que mientras nos ocupamos de los demás... podemos ignorarnos. 

Las personas codependientes suelen relacionarse con personas carentes porque así se alimentan mutuamente. Si no fuera por la una... la otra tampoco podría funcionar por su cuenta. En los casos más extremos tenemos, por ejemplo, a mujeres que eligen a maltratadores pensando que ellas, con su profundo amor, van a conseguir sanarlos y cambiarlos. En el caso menos extremo, estamos cualquiera de nosotros. Para ser exactos... estamos nosotros y el 90% de la población Mundial.

Estamos porque, quién más-quién menos, desviamos la atención hacia una causa o persona. Esta causa o persona puede ser un familiar, una amistad, la pareja, la Llama Gemela, una lucha social... No estamos en el punto de ignorarnos completamente pero... si que desviamos, en menor medida, nuestra atención usando un elemento externo.

Visto así, decirle adiós a la codependencia es tomar conciencia de este hecho para poder recuperar el contacto con nuestras emociones. Cuando tomamos contacto con nuestras emociones... notaremos que ya no nos dejamos por____ y que nos ocupamos de nosotros mismos, de nuestras propias necesidades. A simple vista te puede parecer un cambio sutil, casi invisible, pero no es así porque dejarás de sentirte:
-En carencia.
-Pendiente de las emociones y reacciones del otro hasta el punto de balancear tus propias emociones en función a las suyas.
-Prisionero/a de esa persona o situación.
-Condicionado por...

Y empezarás a sentirte:
-Feliz.
-Atendida/o.
-Seguro/a.
-Presente en tu cuerpo, aquí y ahora.

Quizás no notes ese cambio el primer día, ni el segundo, pero lo notarás. Lo notarás porque empezarás a centrarte en ti.

Podemos re-tomar el contacto con nuestras emociones de varias formas. Podemos preguntarnos qué siento y de dónde viene ese sentimiento o podemos ayudarnos de la siguiente meditación.

A mi me ha resultado más fácil haciendo la siguiente meditación porque mi parte codependiente es mi yo adolescente. Si hubiera usado el sistema de preguntas me habría costado años llegar hasta aquí pero... con la meditación lo he visto, literalmente, claro.

Como verás, la meditación está pensada para ponerte en contacto con tu niño interior porque suele ser la fuente de la codependencia pero... pero... pero... te invito a dejar que se presente lo que se tenga que presentar, sin condicionamientos previos.



Porque llegará a ti la parte que mejor te ayude a entender el por qué de la desconexión. Quizás esa parte se presente de niño, de adolescente o de arquetipo... está bien que así sea porque será la mejor forma, para ti, de sanar ese aspecto. 

Como he dicho, en mi caso a aparecido la adolescente. Al ver a la adolescente he comprendido, en seguida, la fuente, el funcionamiento de mi codependencia y su manifestación... porque me pasé la adolescencia trabajando, estudiando y cuidando a personas dependientes. Por poner un ejemplo de cómo eran las cosas en ese momento...  mi compañera de estudios tenía anorexia. Como el instituto estaba en mi pueblo y no en el suyo, cada vez que había algún problema me la llevaba a casa, a petición de los profesores. Yo le controlaba el peso, el ánimo, las horas de estudios porque ella volcó en estudiar en vez de vivir... a la vez que trabajaba, estudiaba y tenía mis propias batallas personales. No me quejo, lo haría mil veces pero al ver a la adolescente... pues como que mensaje captado. Quizás el origen sí está en mi niña interior pero se ha manifestado de esa forma para que yo tome consciencia de forma clara. Por eso... Deja que se presente la parte en ti que te ayude a comprender, sin intentar controlar. 

Al aparecerse mi adolescente he sentido una profunda pena porque me he visto triste, cansada, envejecida... no de forma física pero parecía que tenía 30 años en vez de 15. Curioso es que ahora, con los 30 casi agotados... parezca más joven que de joven. Ironías de la vida... 

En este punto creo que es importante destacar que decir adiós a la codependencia no significa volverse egoísta porque es todo lo contrario. Al dejar de ocuparnos de lo que no nos corresponde y empezar a ocuparnos de nosotros mismos lo que estamos haciendo es caminar hacia una presencia aún más amorosa, sincera y compasiva porque no podemos dar a los demás lo que no nos damos a nosotros mismos. 

Espero que este proceso de despedida signifique que te das una gran bienvenida y un gran auto y amoroso achuchón. 

Namasté. 





QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

  1. Providencial...es posible que se acerque una nueva etapa de distanciamiento con mi llama gemela..jarrr

    Gracias!!! a por la meditación en cuanto encuentre el espacio de tiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ser posible... todo es posible!! Si se acerca esa etapa recuerda todo lo que has superado ya! Aunque puede ser una aire temporal por todas las energías que se están moviendo.
      Como hay confianza lo voy a llevar al humor porque creo que no te molestará... Sonia ¡Por qué te quejas si lo vas a aguantar toda la eternidad!!! ;) Si después nos quejaremos porque no nos los quitamos de encima!!! O no? Pues eso... eso... con seso!

      Un besazo y gracias a ti!

      Eliminar

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers