Chico, ya hombre, Llama ¿Lo celebramos?

22:22



Hoy, querido chico -ya hombre- Llama, hace cinco años que pasé por una operación que me cambió la vida, mejoró la calidad de esta y que abrió mi Mundo a un sinfín de nuevas posibilidades. Y digo yo ¿Lo celebramos?

Iba a celebrarlo grabando un audio para ti pero es que, cuando lo intento, me entran las ganas de llorar, moqueo, toso o estornudo. Toda esa escandalera no es por ti -aunque pueda sonar mal- es que han pasado muchas cosas en 15 años y soltarlo todo de una vez aún me cuesta porque me trae muchos recuerdos. En fin... si la montaña no viene, ya me desplazo yo.

Antes de continuar... sé que te puede parecer raro que te escriba porque estos días -a nivel cósmico- estoy un poco... ya tú sabes pero una cosa no quita la otra. Ahora, si decides continuar leyendo te diré que...

Te conocí cuando estaba pasando por el peor momento de mi vida. Sé que tampoco estabas en tu máximo esplendor pero así fue. No sé porque elegimos encontrarnos en ese momento de nuestras vidas, cuando ambos estábamos perdidos y desorientados pero fue ahí cuando nos topamos el uno con el otro.

En ese momento, aunque no te dije nada, mi ex pareja me acosaba. Hacia nueve meses que había acabado la relación pero él seguía llamando, escribiendo, y lo peor, viniendo. Como era una relación a distancia y él sólo había venido una vez... no me podía imaginar cómo, de golpe, era capaz de plantarse aquí cada dos por tres. Lo cierto es que pasé mucho miedo porque tenía problemas serios de salud y -entre una cosa y la otra- estaba saturada. Aunque a día de hoy aún llega alguna que otra carta y algún que otro paquete, llegué a pasar tanto miedo que lo amenacé para que parara, y funcionó. Le dije que si se presentaba en la puerta de casa o lo estaba esperando la policía o lo estaba esperando yo en la puerta porque sólo iba a quedar uno de los dos. Y menos mal que funcionó porque era un farol. Ni loca salgo a enfrentarme con él. Hubiera salido mi padre o hubiera venido mi primo que es como un armario empotrao de 2x2 y es un cani chungo pero ¿Yo? fu-fu. Lo pasé fatal por la situación y lo pasé fatal por la vergüenza. Me daba vergüenza admitir que estaba permitiendo que esa persona controlara mi vida y mis relaciones cuando ya no eramos pareja. Es curioso pero mientras duró la relación nunca tuvo ninguna actitud celosa o acaparadora pero fue dejarlo y... qué horror! Insostenible. Y sí, evitaba cualquier situación que pudiera ser potencialmente peligrosa porque creo que la seguridad es lo primero, más cuando podían sufrir terceras personas. No quería correr riesgos innecesarios que abrieran la más mínima posibilidad a lamentarlo después. Son cosas que pasan... también creo que de menuda me libré.

Pero la vida sigue y siguió tirando a fatal. Ya no sólo eran los problemas de salud (ingresos, cortisona, veteasaberqué) era que mi vida se había desmoronado, arrastrando mis sueños a su paso. Y es que...

A los 13 años decidí irme a vivir al extranjero, olé ahí! Tal cual te lo digo y te lo estoy contando. Pero... como era menor de edad, había que esperar a los 18 años (piñauuuu hacía la bala que me dio en el corazón). Mientras llegaba al a mayoría de edad me dediqué a estudiar y a hacer caja para tener un colchoncito. En casa no nos podíamos permitir mandarme a estudiar fuera así que... tenía que marcharme con un contrato laboral, alojamiento y colchoncito para posibles incidencias.

Como o me iba de au pair o encontraba una alternativa, me busqué una alternativa. A ver, no te equivoques, adoro a los niños y tengo mucha mano con ellos pero llevaba desde los 12 años cuidando niños y no me apetecía nada montar tanto barullo para hacer lo mismo que hacía aquí. En fin, encontré el programa de voluntariado europeo y como era voluntaria... plis, plas. Tras un año de mandar documentos a Dublín y a Bruselas... tuve mi plaza aprobada! El extra era que, después de finalizar el primer año dentro de la comunidad europea, podía volver a marcharme pero, la siguiente vez, se me permitía ir más allá de las fronteras europeas. Era el bingo, completo. Un año disfrutando de la vida en Dublín y, tachán, se me abrían las puertas de la cooperación a nivel Mundial. Era la primera vez en mi vida que iba a ver los frutos de mi trabajo, o no...

Porque, a causa de los problemas de salud, me quedé compuesta y sin opciones. De un día para otro... se desmontó todo por lo que había trabajado y luchado. A demás, me había caído encima el mega regalazo de una enfermedad rara, de origen desconocido, crónica y más chunga que el Alien de Alien.

Buff... y en esas llegas tú. Bang- Bang, remate final. No es que fueras el francotirador, es que un soplo me desmontaba entera. No estaba mucho para nada más que no fuera intentar tirar hacia delante.

Siento si todo este escalabre te tocó en su onda expansiva pero no lo pude ni lo supe hacer mejor. También te pido disculpas si sientes que te agobio con mis "prisas" pero es que... cuando te has pasado tantas horas en la sala de espera de un hospital, en cama, ingresada, haciendo pruebas, etc. y, tras eso, te encuentras bien, lo que quieres es exprimir la vida a tope intentando resucitar esos minutos muertos. Es pura prisa por vivir todo lo que no has podido vivir.

No te preocupes, que no hay mucho más. Sí que tuve un problema serio con un médico pero me cambiaron al chico que me lleva ahora y... mejor cuidada no puedo estar. Es uno de los doce mejores especialistas del Mundo Mundial y un pionero en lo que se refiere a proyectos especializados para nosotros. Si has paseado por tu ciudad recientemente, a lo mejor, has visto unas pegatinas impacientes en los escaparates o en las puertas, pues bien, todo eso lo montó él con la ayuda de la asociación. También ha creado -en el hospital universitario- una unidad especifica con todo lo que podamos necesitar y eso a reducido sustancialmente las visitas al hospital, las pruebas y los pá aquí-pá allá. Si te digo la verdad, cuando cambié de médico en el 2004 sí que me tocó la lotería porque no hay color. Ves, también hay cosas buenas!

Aunque sigo haciendo el luto por el tema del voluntariado y por no poder vivir cual exploradora surcando la Tierra, no me va mal. Estoy sana, estoy feliz, estoy cuidando de mi, estoy disfrutando hasta del detalle más ínfimo de la vida y me puedo permitir celebrar un cambio sustancial en mi vida ¡Bien!

Desde la operación hasta el día de hoy ha habido algo de convalecencia, un traslado, un temilla de tiroides, un chico Llama explorador de sueños... y el camino que me conduce hasta un lugar aún desconocido pero sumamente familiar.

No sé qué crees tú pero yo voto por celebrarlo!!!


Au revoir!

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

  1. Hola Creatividad, espero que lo hayas pasado bien en tu descanso, se te ha echado de menos. Me has emocionado con tu entrada, gracias por abrirte así para nosotros. Que difícil historia la tuya/vuestra y que ejemplo de superación. Solo te puedo decir que eres un ejemplo y que te mereces lo mejor. No sabes lo reflejada, como siempre, que me siento en tus palabras y en las circunstancias que rodean a tu historia, mi llama y yo también nos cruzamos en nuestro peor momento, acoso laboral y problemas metabólicos por mi parte y divorcio y custodia de los hijos por la suya, cuantas veces he imaginado esa conversación en mi cabeza, pero así tendría que ser. Espero que tanto tu como nuestros compañeros de experiencia os encontreis mejor, yo por mi parte no se muy bien que pensar de la etapa, hay dias que me encuentro bien que veo las cosas claras y avanzar y me siendo tranquila y otros en los que la desesperanza y el cansancio me atrapan y no veo evolución, no tengo nada claro que pasos seguir, en que puedo trabajar para mi desarrollo, estoy en una etapa de la vida en la que me necesitaría tener ciertas cosas resueltas pero no, la vida siempre nos exige más y nos recuerda constamente su cambio y nos pega una vuelta más para ponernos a prueba. A veces me pregunto porque la vida a mi me exige tanto, desde muy pequeña he tenido que esforzarme mucho en todos los ambitos. Muchas gracias como siempre por tu testimonio que tanto me ayuda. Brida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Brida,
      A mi también me emociona tu comentario.

      Personalmente, he hecho lo único que he sabido hacer; sacarle punta a la situación a base de sentido del humor. Sé lo que es tener que luchar más que otras personas por alcanzar lo mismo pero -y es mi forma de verlo- no tengo otra que poner toda la leña para alcanzar mis metas. Por ejemplo, sacarme una carrera estando convaleciente o establecerme a nivel laboral sin ningún tipo de respaldo ni ayuda pero... todo se acaba haciendo. Con eso me quedo, con la capacidad que tengo de acabar lo que me propongo en mis plazos y a mi manera -poco convencional- porque, Brida, he ahí el tesoro.

      El hecho de tener que poner tanto esfuerzo y disciplina a todos los actos de mi vida me ha ayudado a tener en estos momentos una capacidad de lucha y una fuerza que no tendría si no hubiera pasado por todas esas situaciones.

      No ha sido nada fácil, y me sabe muy mal que mi Llama haya tenido que toparse con todo eso, pero me niego a dar toda ese lucha y esfuerzo por desaprovechadas.

      Creo que lo importante no es la cantidad de cosas que hacemos, creo que lo importante es cómo y por qué lo estamos haciendo.

      Un besazo y ánimos! Eres una campeona. La desorientación es normal, don' t worry, be happy!

      Eliminar

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers