Aplastante Navidad

22:22



Aún falta un ratico para Navidad y ya estoy navisaturada. Esto no es normal... a mis treintaytantos años soy de las que pega botes delante del árbol antes de abrir los regalos. En parte es por los regalos (mi madre siempre me sorprende), en parte por la maligna forma en la que mi madre los envuelve. No sabes lo que es un regalo de mi madre si no has tenido que luchar con dos turrones, cinta americana y otras trampas. Maligna total. Una vez le regalaron a mi tía unos pendientes. Lo que en cualquier familia es una cajita pequeña... en la mía fue una caja inmensa llena de papeles y de trastos para poder sacar los pendientes. Y ella, ella floja de risa. Terrible. Lo único fijo son las bragas. No hay año que no me regalen (o mi madre o mi abuela) una caja de bragas. Seguramente ya están escondidas por ahí, en algún armario o dentro de un baúl. Me suele gustar buscar los regalos antes de tiempo y suplicar para abrirles en ese mismo momento pero este año estoy desganá.

En parte es porque es el segundo año que falta el abuelo, en parte porque habrá otro hueco en la mesa... aunque lo que pinta terrible es año nuevo. Si te gustan los culebrones... propongo un cambio temporal. Verás...

Mi tía está en la más absoluta ruina. Tiene donde vivir porque mi tío, su hermano mediano, le pasa dinero a escondidas de su mujer. Si no llega a ser por eso... no tendrían ni dónde dormir.

Mi tía, la mujer de mi tío -hermano de mi padre- se va a enterar de la jugada y los va a matar, no sé si figuradamente, porque no aguanta al marido de mi tía -hermana de mi padre y de mi tío-. Y no me extraña. Es un perla bastante mal educado y desagradable.

La mujer de mi tío es un poco mala pecora pero va de caras. De hecho, a mi me cae bien porque, dentro de su hipotumismo, enseguida le ves la mala leche subyacente. El otro, bueno, lo del otro no tiene nombre y mejor así porque... si lo tuviera, sería un nombre terriblemente feo y despectivo. En fin... No sé cómo esperan (mis padres) que aguante 24 horas sin abrir la boca.

Yo no soy nadie para decir nada, en la mesa, pero tengo una ganas de pillar a mi tío y cantarle una serenata... que no lo sabe nadie. Básicamente, no puede sacarle siempre las castañas del fuego a su hermana porque está perpetuando la situación. Eso sin tener en cuenta lo que pasará cuándo mi tía se entere de las cosas y sepa que le ha estado manguneando pasta para pagarle los vicios al otro. No sé si es verdad porque nunca lo he visto pero mi abuela decía que mi tío (el marido de mi tía) se dejaba una pasta maja en las maquinas tragaperras. Y me lo creo. Algo se cuece cuando él siempre llegaba a casa con regalos muy caros. Caros tipo figuritas de cristal, de esas que van talladas. Figuritas que no duraban más de un mes porque mi tía tiene unas manazas criminales para todo lo que sea frágil.

Dentro de todo, intento disimular y hacer cómo si las cosas no fueran conmigo porque, al fin y al cabo, los veo dos veces al año y ya me he librado de una... pero es que es terrible soportar la energía no-verbal que se respira en el ambiente. Es tóxico total. Es tan tóxico que cuando salgo de allí caigo rendida del sueño que tengo. Es montarme en el coche, salir de la calle y caer dormida del cansancio y el estrés.

Bueno, y no sé ni la mitad de la mitad de la mitad de las cosas porque mi padre no dice mucho y me cuesta llegar a tener un momento a solas con mi prima (hija de mi tío) que es la que me cuenta algo porque mis tíos son vecinos. Vamos, que mi tío escucha las peleas descomunales que hay en casa de su hermana en vivo y en directo...

Yo a mi tío lo quiero. No tengo muy claro qué siento por mi tía pero a mi tío lo quiero. A parte de ser mi padrino, siempre está ahí. Siempre. Cuando mi padre tuvo el infarto salió pitando. Llamó al trabajo y se pasó horas en la puerta de la UCI de coronarias. Lo vino a buscar al Hospital... etc... que parece lo más normal del Mundo pero:
1)Su hermana no movió el culo de su casa y ella no trabaja.
2)Le pillamos un poco de apartado. Como 100 kilometros apartados. El Hospital le pillaba a más.

Conmigo igual. Tal como salí de la UCI lo tenía ahí. Lo tenía ahí con un regalo que me había comprado su mujer. Es un poco hja de puta pero es una hija de puta detallista. Eso no se le puede negar ¿Mi tía? Aún la espero. Vino, como a las dos semanas, cuando estaba en planta y porque mi tío le diría que ya se podía vestir que el mismo los llevaba. Y se presentó con las manos vacías. Que eso no me importa en el sentido de lo material pero la mujer de mi tío me volvió a comprar algo, lo que significa, que perseguiría a mi tía para que me trajera un detalle. La primera vez que me ingresaron, la mujer de mi tío, se me presentó en el Hospital con zumos de frutas, magdalenas y otras delicias prohibidas pero Dios!!! Viva el contrabando hospitalario!!! Y es que es eso, cabrona pero tiene sus detalles. Como mi tío es mi padrino aún me compra un regalo cada Navidad. Normalmente son cosas terriblemente feuchas pero altamente útiles y a mi, pues que quieres que te diga, a mi me hace gracia tener esas cosas estrafalarias. Auch, normalmente, sólo quitando el año que me compró una muñeca de porcelana. No puedo con las muñecas de porcelana... me dan mucha grima. Grima total. Excs...

Con ese pelo tan, tan, tan peinado y esos ojos... malignos y terroríficos que parecen de verdad y que tienen mirada de querer matar. Esa piel reluciente que parece un poco de verdad y que es tan fría y resbaladiza... por no hablar de los vestidos... tan antiguos, que hacen que parezcan que sean una reliquia familiar llena de polvo y cosas chungas... Buah, no, no soporto las muñecas de porcelana. La tuve que tirar porque tenía pesadillas... No es fácil que yo tenga pesadillas. Mi abuela, la madre de las prendas, me tenía una Virgen María en la habitación en la que yo dormía. Una de esas que son gigantes y que van en una vitrina con sus cristales y sus portezuelas de madera... encima me decía que me vigilaba y que me iba a castigar si tenía malos pensamientos. Bueno, pues ni con esas me acojonaba, ahora... era pasar al lado de la muñeca de porcelana y querer llorar y esconderme.

No es que haya sido muy traviesa pero he tenido mis momentos estelares. Serán cosas de niña pero de pequeña pensé que si no me habían fulminado con un rallo después de mearme en la alfombra de la vecina (sin querer, fue un accidente), pintar varias paredes con ceras y reírme aquella vez que mi vecino se estaba electrocutando y pensamos que estaba bailando raro... no había nada que pudiera pasar que causa la furia Divina. Incluso, la vez que me quedé enganchada por la rodilla por ponerla entre los barrotes de una valla, sólo temí la bronca que me iba a pegar mi madre. Si en vez de ponerme una Virgen en la esquina hubiera puesto una foto de mi madre... me habría acojonado de verdad pero... soy inmune a los trucos religiosos. Bueno, a lo mejor estropee un reloj de cuco, me cargué la última pieza de porcelana de la vajilla de mi abuela y me hinché de chuches antes de comer pero...
a)El cuco me estaba provocando. A demás, sólo fui la primera de cinco. Si me hubieran hecho caso... no habrían tardado tres nietos en entender que era inútil intentarlo.
b)Me cargué la última pieza de porcelana porque mi tía había roto las anteriores.
c)Me las daba mi abuelo.

A parte de esto, y unas pocas cosas más sin importancia, no tengo un tan largo historial delictivo infantil. Cosas de niños...

Ahm... pero ya no soy una niña... ya no me vale correr por el pasillo con mis primos, ni pegarme la gran trompada por llevar los zapatos de tacón mi tía o irme a la salita con el abuelo para que nos contara cuentas. Ahora, lo que hay, es una realidad que no me mola nada y que no sé ni cómo afrontar...

¿Me callo?
¿Lo intento por última vez?
¿Los ignoro?
o
¿Hago como algún año y me voy a casa de una amiga o de mi abuela con mis otros tios?

Tengo una amiga (mi peluquera) que es como familia. He sido la canguro de su hermano pequeño, mi madre y la suya trabajaban juntas... bueno, muchas cosas. Y aunque ellos lo celebran con las hermanos y el hermano, no me hago nada extraña. Supongo que será porque ya celebramos otros acontecimientos durante el año y estamos acostumbrados ya. Si su madre lo dice...
-Para mi, Creatividad, es como una hija más.
Y es verdad. No puedo decir más que tengo tres madres, una que me vigila desde el cielo y dos que siguen en activo.

En fin... que estoy agobiada por la aplastante Navidad.

Namasté.



QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

4 comentarios

  1. jajajajjjaa Creatividad me reí muchísimo con esa forma de describir la Navidad, mira que es bien interesante ver tu punto de vista porque el mio es completamente opuesto.. por cuestiones religiosas nunca jamás celebre navidad, siempre me dijeron que era una mentira, osea ni papa noél ni regalos ni cenas familiares, jamás nos hemos reunido, solo para el sepelio de mi abuelita, pero por lo demás, cada burro en su estaca, y lo que sé de ellos es más por chismes entre mi mamá y los hermanos de ella, porque además mis padres están separados y mi papá vive como a tres horas de donde vivo.

    En fin, es interesante ver la forma tan particular de cada familia, desde esa perspectiva se puede ver con claridad como cada alma elije sanar su linaje desde diferentes "escenarios", osea llega al teatro familiar y ahí asume su rol para seguir sanando, eso es muy guauu!!

    Por mi parte estoy poco emocionada para esta navidad también y eso tiene que ver con que esta vez no estara mi llama gemela, y en parte es bueno eso porque el año pasado me debatía entre sentirme acompañada por él y entre las oscuridades que iban saliendo a la luz y me abrumaban, pero bueno hasta completar el "nivel humano 3d" sé que siempre estará el ego que no se contenta con nada... jajaja

    Un abrazo muy grandootee!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, nosotros no somos religiosos, para nada, somos golosos. Navidad es:
      -Turrón.
      -Bombones (el año pasado era de peta-zeta jajajajajajajajaja)
      -Barquillos.
      -Mantecados.
      -Panetone.
      -Mazapan.
      No usamos ni platos de verdad. Todo de papel para no tener que fregar tropecientos platos, así le quitamos follón a la abuela. El año pasado fuimos a casa de mi tía (para no desmantelarle media cada a la abu) y el mantel era egipcio!!! Está bien poder cenar y leer a la vez. Ni ponemos árbol ni nada. Personalmente dejé de poner árbol por los gatos. No es agradable llegar a casa y ver a mi gata colgada y sin poder bajar... eso cuando no lo tiraba al suelo. No queda muy fino un árbol de navidad detenido (atado para evitar accidentes gatunos).
      Mi segunda fiesta preferida es semana santa porque hacemos pestiños y roscos de naranja.
      Mi abuela ahora va la iglesia porque está viuda y el cura, en misa, les cuenta chistes pero ha tardado más de 70 años en volver, desde que la echaron de una misa del gallo a los 13 años por morirse de risa.
      Bueno, aunque navidad sea un poco cuento, el refrito de una fiesta pagana, te mereces tus regalitos y tu fiesta. Te mereces emocionarte al ver los regalos, aunque no sean todos para tí porque la navidad no son los regalos. La Navidad es comer, comer, comer, reír, reír, reír y divertirse, al menos, así es para mi. Jolines, nosotros nos lo pasamos pipa haciendo el amigo invisible!!!! Y eso que hacemos un poco de trampa para que los abuelos le haga el regalo a los niños :) Bueno, no creo que ni cuente como trampa. Ah, imagina qué recibe mi primo de mi abuela... calzoncillos!!!! jajajajajajaja
      Supongo que se nota que paso la Navidad con la loca y divertida familia de mi madre y año nuevo con la desestructurada parte paterna. Buuff, qué agobio sólo de pensarlo.
      Moi, cada uno es libre de hacer lo que crea pero... hazte los regalos pasados, no por lo regalos, simplemente para darle mimos a tu niña interior.

      Eres una valiente al elegir ese ambiente familiar. A nivel de Alma, has hecho un trabajo inmenso, por eso, te mereces darte diversión, amor y risas.

      Besos!!!

      Eliminar
    2. Si si, es que te comenté del entorno familiar que elegi para sanar, solo esa parte, no te conté que desde que nació mi hijo celebro navidad, y pongo arbolito si y hasta me conecté con la magia de la navidad, que lo defino como ese espíritu que hace realidad los milagros, porque ahora que percibo un poco mejor el mundo, pues hay que decir que en diciembre la energia aumenta muchisimo, los niños los adultos todos creen en milagros en esta fecha y eso hace que sea mas fácil que se manifiesten, entonces si que lo gozo ahora... solo te comentaba que crecí en un ambiente religioso terrible y mira que aqui en latinoamerica las familias son de fiesta y parranda como decimos, pero la mia no, claro a los 17 años yo sali rebelada contra esas ideas religiosas y segui mi camino por el budismo y luego lo que llamaría el camino gnóstico, y bueno desde que mi llama gemela llego a mi vida pues deje de sentirme como bicho raro porque ya ves que eso de los ángeles y seres de luz mi familia da por echo que me falta un tornillo jajaja

      Y si que ha sido un cambio radical la llegada del Padre y el Hijo a mi vida porque me ha regalado la oportunidad de ver a la familia en la que elegi encarnar con mucho amor y compasión y al mismo tiempo comprender los acuerdos del alma que hice antes de encarnar para asi cumplir y liberar todos esos contratos!! y sip, me reconozco como valiente porque mi ambiente familiar es bien heavy, y bueno justo a eso vine a sanarme para que ellos tengan también la oportunidad de sanarse a si mismos!!!

      Sentí tu preocupación porque no celebrara navidad !! eres linda!! ahora si que lo hago, ni te cuento de las navidades y años nuevos en que me acosté sin magia en vida, pero ahora todo es diferente ;) Besooos gigantes!!!!!!!

      Eliminar
    3. Aplausos, aplausos, más aplausos!!!

      Besos y abrazos Moi :)

      Eliminar

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers