Todos los Santos

22:22



Dado que tengo la vena mediumnotica incorporada de serie, la semana previa a Todos los Santos suele ser bastante movidita.

Suele estar llena de sueños, de percepciones, de visitas desencarnadas... en definitiva, de mucho cansancio y estrés... es como si se diluyeran los velos entre dimensiones... espera... es que la semana previa a Todos los Santos, se diluyen los velos entre dimensiones.

Durante la semana previa a Todos los Santos se va preparando el terreno para que, la última noche de octubre, podamos recibir la visita incorpórea de nuestros seres queridos desencarnados. Que no está mal, eh, que el mal estar no viene por eso, no. El mal estar que podemos llegar a sentir muchas personas con la vena mediumnotica desarrollada es por...
Todas las emociones contenidas de esas personas fallecidas que, aún, no han podido dar el paso hacia el Hogar.

Cuando un Alma desencarna, cuando deja el cuerpo físico, si ha dejado sus asuntos resueltos... va directa al Hogar, o dicho otro modo, a la Dimensión que le corresponda por origen, labor y/o evolución pero...

Cuando el Alma que acaba de desencarnar:
-Tiene asuntos pendientes tipo: hacerse perdonar, rabia, odio...
-Miedo.
-No tiene consciencia del cambio.
-La familia no lo suelta. Esto viene a ser; no puedo vivir sin ti, no te vayas, no me dejes...

Se queda entre dimensiones. Este espacio, llamado limbo por lo católicos, no es malo, que nadie se asuste, simplemente es un espacio que permite a las Almas ir tomando consciencia de su estado. Nada más.

Que un Alma esté mejor o peor en ese espacio depende, más que del espacio, de su vibración. Por ejemplo... mis tios tenía un vecino que sufrió un infarto y no se enteró de su propia muerte ¿Qué pasaba? Que seguía con su rutina. En su espacio-tiempo, no había percibido el cambio ¿Qué se hizo? Con mucha suavidad, hacerle saber que había traspasado y que podía volver al Hogar en paz.

Otro ejemplo, cuando falleció mi abuelo paterno, mi abuela y mi tía lo lloraban constantemente ¿Qué pasó? Que se quedó atrapado. No podía seguir su camino por los lazos emocionales que lo tenían agarrado ¿Qué se hizo? Pues primero empezó a tirar trapos de la cocina al suelo en zonas dónde era imposible que hubiera caído el trapo de cocina. Después empezó a mandarles sueños a mi abuela y a mi tía pero hasta que no nos mandó el aviso a las nietas... nada. Apunte, mis primas son tan brujas como yo pero son más jovencitas. En ese momento la mediana tenía 11 y la pequeña 8. A ellas les daba más apuro decir las cosas pero ¿Yo? Yo llamé a mi tía y le canté la caña. Tema resuelto. Y es que...

No se puede tener a alguien atrapado así. No se puede. Hay que soltar a los desencarnados, por mucho que nos duela. Ellos han completado su ciclo vital de aprendizaje. Es su momento para dar un paso más y volver al Hogar, aunque nos duela... aunque vayan perdidos...


MEDITACIÓN PARA AYUDAR A 
PARTIR A UN SER QUERIDO

Entre nosotros, que nos duela la marcha de alguien no es tanto una cuestión de dolor, no, que nos duela es una cuestión de educación. En nuestra sociedad no tenemos una cultura sobre la muerte sabia que nos ayude a comprender que la muerte está conectada a la vida.

No nos enseñan a asimilar un acto tan natural como el nacimiento, como la vida. Es más, experimentamos la muerte como un final, incluso, hay personas, que la perciben como un enemigo. Es decir, hay personas que luchan contra la muerte en vez de luchar por la vida. Por tener una vida de calidad.

Muchas veces, por el hecho de haber estado en coma, me preguntan si me da miedo la muerte y la respuesta es nunca. Nunca me ha dado la muerte, me asusta más la vida. La muerte, al fin y al cabo, es volver a casa. Es volver al Hogar de mi Alma. Es volver a recordar y a ser el TODO. La vida, comparativamente, es una putada.

La vida nos duele cosa mala. Cuando estamos vivos sentimos frío, tristeza, desesperanza, miedo, desilusión, desamor... pero ¿En casa? En casa hay Paz. Es Paz. No se puede comparar. No se puede comparar, no porque la vida salga perdiendo, si no porque si estamos aquí es porque lo hemos pedido.

Hemos pedido venir y encarnar para tener una serie de experiencias corpóreas. Hemos hecho nuestro Plan de Vida... hemos programado nuestras vivencias. El hecho de morir no es más que volver al Hogar para seguir evolucionando, como deseemos. Una vez volvemos al Hogar podemos decidir volver a encarnar. Volver a nacer. Volver a vivir. Por eso...

La muerte se tendría que experimentar como una celebración. Se tendría que ver como una graduación. Como un salto a otro estado, nunca como un final. La muerte no es el fin. El Alma no tiene fin. La muerte, y esto es algo que no sé si nos meteremos alguna vez en la cabeza, contiene tanta vida como la vida muerte.

Johnny Cash Hurt*

Pero ahí estamos nosotros, preocupados por la muerte mientras nos despreocupamos completamente de la calidad de nuestra vida. 

Namasté. 

*Si pudiera empezar nuevamente 
a un millón de millas de aquí 
me conservaría a mí mismo… 
encontraría un camino…

P.D: Los conceptos Cielo e Infierno son una interpretación, no muy ajustada, de la verdad. No existen. La única realidad es que su función era crear miedo para poder controlar a las personas. Ná más. 


P.D: Dios nos se hubiera llevado a Hendrix. Burton, Clark, Morrison, Clash, Jones y a Joplin para achichararlos. Gasto inútil. 



QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers