Brujas vs Princesas boludas

22:22



Ayer, pensaba en los arquetipos femeninos y, realmente, con el arquetipo con el que más me identifico es con el de la bruja. Pero... ¿Me identifico con la bruja porque soy bruja o me han identificado con la bruja y me he acostumbrado? Uh-hu, porque ahí es dónde no lo tengo claro. Ni yo ni creo que lo tengas tú, hermana.

Y es que siempre acabamos encorsetadas en algún tipo de etiqueta. A mi la Bruja no me molesta pero ¿Me estoy perdiendo algo al no tener tan integrados mis otros arquetipos? Y, no menos importante ¿Cómo me limita a mi misma el arquetipo de la Bruja?




De base, y a golpe de experiencias y realidades, a mi se me piden las recetas mágicas. No lo digo en broma, eh, tampoco porque me moleste. Constato un hecho.

Es más, cuando estoy con personas que no me conocen mucho, no es de extrañar que alguien diga:
-Tú, que eres un poco bruja, cómo ves...?



Bromas a parte, tal cual es así. Me ha llegado a llamar bruja hasta el instalador del ADSL. Supongo que soy un caso grave de ¿? No lo sé porque dicen que físicamente no parezco una bruja pero que mi aura desprende ¿magia? Uhmmm.

Cuando hablamos de arquetipos, la Bruja es lo opuesto a la Princesa. Mientras la Princesa se entiende como un arquetipo relativamente indefenso y dependiente, la Bruja ES, sin brujo. La bruja es:




Lo que le llena a una el corazón de satisfacción, del ego, ni hablemos porque...

Amar a una bruja no es fácil. Tal vez sea por ello que tantas de nosotras permanecen solas durante años sin elegirlo o sufren de relación en relación hasta que encuentran aquella en la que se sienten totalmente aceptadas. Amar a una bruja no es fácil porque a nadie le preparan para ello, y nadie piensa que algún día se encontrará inmerso en una relación mágica, de verdad.
No es fácil porque traemos con nosotras el recuerdo de mil historias de amor anteriores y nuestro corazón late con la fuerza de mil vidas, así que la intensidad de nuestros sentimientos y lo que esperamos de los demás a veces asusta. No es sencillo porque lo que para otras mujeres son símbolos de amor, para nosotras son cadenas. Los sueños y ambiciones de otras, para nosotras son prisiones. No es fácil porque esperamos que quien amamos sea mejor cada día, tal como lo esperamos de nosotras mismas.
Para atreverse a amar a una bruja hay que estar dispuesto a darle la vuelta a todo lo que creímos siempre que era el amor. Una bruja te querrá a su lado como cómplice, como compañero y amante compartiendo tres vidas. La tuya, la de ella y la que construiréis en común. Nunca alcanzarás del todo el centro de su corazón, porque ese lugar sólo le pertenece a ella. Una bruja nunca se entregará por completo a otra persona porque sabe que su verdadera esencia sólo es suya. Una bruja nunca perderá su identidad ni fingirá ser quien no es a cambio de amor. Lleva dentro los secretos del viento de la noche, el misterio de la luna en la mirada y el ritmo de la tierra en su corazón, ¿Cómo podría querer ser otra si ella ya lo es todo? Si un hombre no es capaz de ver la eternidad en la sonrisa de una bruja, nunca podrá comprender del todo la inmensidad de su amor.
Amar a una bruja removerá tu mundo, te despojará de años de ideas equivocadas y te hará enfrentarte con lo que se esconde en el fondo de ti mismo, te hará mirar a los ojos del espejo para descubrir qué es lo que ella ve cuando te mira. Te hará bailar al son de la melodía más antigua del mundo y te hará recordar que no es la primera vez que danzas esos pasos nunca olvidados y que no es la primera vida en la que la encuentras. Amar a una bruja te hará abrir la puerta a misterios que nunca imaginaste encontrar pero que siempre esperaste descubrir.
Cuando una bruja te ama conoces lo que es la plena confianza. Jamás te mentirá. Nunca te engañará porque sería como engañar y mentir a su propia alma. Si una de nosotras te ama, puedes sentirte afortunado porque no hay nada más limpio, desnudo y honesto que el amor de una bruja. Pero esperamos lo mismo. La mentira, el engaño, la traición… matarán todo sentimiento que pudiéramos tener por ti. Sufriremos y sentiremos un dolor profundo, pero sabemos cómo curarnos y continuar adelante.
Debes recordar que estamos conectadas con la tierra y sus ciclos, así que no siempre nos comportaremos igual. A veces el aire nos llevará de un proyecto a otro y resultará difícil seguirnos. A veces las ideas cruzarán tan rápido nuestra mente que sólo otra mente rápida y curiosa podrá seguir nuestra conversación. A veces el fuego hará que nos consumamos de pasión o estallemos como volcanes ante lo que consideremos injusto. Puede que nuestra furia sea difícil de enfrentar, porque no cualquiera puede medirse con la ira de una bruja.
A veces el agua nos sumergirá en épocas de silencio y melancolía, y parecerá aún más difícil alcanzarnos, pero cuando emerjamos del mar de nuestras emociones, te amaremos aún más porque nuestros sentimientos estarán aún más claros. Otras veces parecerá que la tierra nos hace preocuparnos más de lo habitual por lo material, pero sólo estaremos creando raíces profundas para poder asentar el hogar que creemos juntos en el tiempo y el futuro.
Puede que alguna noche la bruja que amas no se quede a tu lado, pero allí donde esté, bailando bajo la luna llena o explorando la oscuridad de la luna oscura, estarás con ella. Porque cuando una bruja se enamora sabe que esa unión fue forjada por su alma y la tuya mucho tiempo antes de nacer, así que podrás estar seguro de que regresará a tu lado. Y lo hará más completa, más feliz, más bruja y más enamorada que antes.
Si amas a una bruja habrás elegido compartir tu vida con una persona libre que, desde su libertad, compartirá su mundo contigo. Por eso has de saber que si algún día ella deja de amarte, no habrá juegos ni mentiras. No habrá engaños. Las brujas conocemos muy bien el poder del amor, la fuerza que otorga compartir la vida con alguien que te impulsa a ser tu mejor versión y atreverte a alcanzar tus sueños con la seguridad de que siempre habrá alguien que creerá en ti. Saberse amado en este mundo cada vez más solitario es un don que debemos cuidar y agradecer porque no está destinado a todos. Por eso, si alguna vez todo termina, el último acto de amor de una bruja será dejarte ir. Sólo así ambos podréis encontrar la felicidad y la vida deseada. Solos o acompañados.
Y tú, bruja, si has llegado a una época de tu vida en la que estás preparada para compartir tu camino con alguien, nunca escondas lo que eres a la persona que amas. Muestra tu alma, deja fluir tu magia y dile quién eres desde el primer momento. Sólo así sabrás que lo que estáis creando es real.
Si te ama, debe amarte entera.
Con todas tus vidas, con toda tu magia, con todos tus sueños.
Con todos los misterios de tu corazón de bruja.
Texto Hyedra de Trivia


A demás...


¿Verdad? Es muchoooo mejor ser Bruja ¿No? ¿Seguro? 

Y es que ya ha asomado la patita la mega-cuestión del tema. 

Mientras nuestro ego aplaude a los arquetipos que reconoce como válidos, lanza a la hoguera del horror y del no reconocimiento al arquetipo complementario dual. Si soy Bruja, también soy Princesa. 


Dicho de otro modo y a un nivel más general: 
-Si me digo que soy buena es que considero que tengo un punto maligno. 
-Si soy independiente, tengo un punto depediente. 
-Si soy romántica, tengo un punto de desamor hacia el amor y hacia los demás bastante profundo. De ahí que necesite decorar las emociones. 

Entonces ¿Me estoy perdiendo algo al no tener tan integrados mis otros arquetipos? Sí. La Iluminación. La iluminación de todo aquello que conforma mi SER ¿Cómo me limita a mi misma el arquetipo de la Bruja? Me limita en comportamiento, creencia y obra. 

SOLUCIONES PRÁCTICAS
Hay muchas formas de trabajar en nosotras mismas, por eso, voy a plantearte dos formas de llegar al mismo punto. 
A
1)Agarra papel y boli y apunta con qué arquetipo te indentificas más. Ejemplos: 
-La Bruja. 
-La empresaria. 
-La moderna. 
-La romantica. 
-La práctica. 
-La Reina. 
-El Hada. 
-... 
2)Busca su complementario. Por ejemplo: Si soy práctica... el complementario será el de la soñadora. 

3)Haz las paces son ese arquetipo. Por ejemplo: 
Yo, Creatividad, hago las paces con el arquetipo de la Princesa. Aunque durante la mayor parte de mi vida me ha parecido una tonta y una rara, me abro a verla y a reconocerla de forma sana y equilibrada. Reconozco en mi la necesidad de ser cuidada, mimada y abastecida. 

B
1)Haz una lista con aquello que amas y odias de la energía femenina. Por ejemplo:
-Odio que recaiga en mi la limpieza del hogar. 
-Amo los vestidos. 
-...

2)Haz las paces con lo que odias, reconociendo lo que adoras: 
Yo, Creatividad, hago las paces con la idea de tener que hacerme cargo de las tareas domesticas por ser mujer. 

POR ÚLTIMO
Es importante que notes que este es un paso importante en ti vida, tanto como mujer, como energía femenina y como Ser-Alma. 

La integración de la dualidad (que desde el punto de vista como humanos se entiende como contrarios) es el único camino real hacia la Iluminación.  

A nivel Llama, el reconocer nuestras partes no reconocidas nos ayudará a dejar a la vista y eliminar mogollón de dolor, sufrimiento y creencias limitantes. 

Tampoco hay que olvidar que sin la plena integración de nuestros aspectos femeninos, no podemos llegar a la plena integración de los aspectos masculinos lo que complica la máxima expresión de ... NUESTRA LLAMA GEMELA INTERNA. 

Ahora descansa que acabamos de empezar ;) 

Namasté. 

P.D: Sí, sí, para él soy tan Bruja que no dice ni me nombre! Ahora, como me llame alguna vez Princesa... a lo mejor llegamos a las manos ;) 






QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

  1. Me haz hecho lagrimear con este post porque ahora estoy pasando por el momento en que mi SER interno me pide casi que a gritos aceptar mi parte bruja de manera abierta y sin miedo, todo me lleva a ella... últimamente lo mágico de ser mujer me busca para ser afrontado e integrado, esa magia esta en todas partes pero la negaba porque todos sin excepción me han hecho creer que esa dualidad mía estaba terriblemente mal.
    Ahora acepto mi lado Bruja y mi lado princesa con comprensión... hay cosas de lo femenino que sinceramente me cuesta aceptar: ser la que asea, la que es una "dama" y la madre. Sin embargo ahí vamos comprendiendo y aceptando.
    Es hermoso ser mujer en todas las formas :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ai, Luna, espero compensarlo a sonrisas :)

    Vivan las Brujas!!!! Y tú eres una hermosa bruja, princesa... MUJER!

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers