El sueño perdido

22:22



Esta tarde he caído en un largo y profundo sueño. Me he quedado fuera de servicio durante horas... ¡O NO!  ¿Y la cena? ¿Y los platos? ¿Y todo lo que quiero plasmar en palabras? ¿Qué voy a hacer para recuperar el tiempo perdido?

Y es que, cuando me he despertado, completamente desorientada y somnolienta, he sentido culpabilidad ¿Cómo puedo haberme dormido? ¿Y si hubiera tenido consulta esta tarde? ¿Y si se hubiera caído el Mundo? Pero...

Esta tarde la única cita que tenía era con la cocina, con la lavadora, con la compra, con la escoba y con el blog. No he plantado a nadie, no he causado un accidente nuclear ni he herido a otros, entonces...

¿Por qué tanta culpabilidad?

Porque creo sufrir el síndrome de la mujer moderna, o la mujer escoba. Esa necesidad implantada que nos arrastra a responsabilizarnos de más, olvidando nuestros ciclos vitales,de  nuestras necesidades, de nuestros sueños perdidos.

Pero he dormido de más porque he estado durmiendo de menos. He caído porque he estado levantada horas en las que me esperaba la almohada. Tras una leve y legañosa reflexión... me he sentido enfadada y herida y ofendida por darle importancia a lo externo en vez de al descanso interno.

No somos máquinas. No estamos programados para saltarnos nuestras necesidades fisiológicas por las necesidades socio-mentales. Y es que...

No se pueden construir nuestros sueños en un camino perdido, carente y ausente de descanso, bienestar y relax.

Ahora... ahora no sé cómo voy ha cambiar la estructura sobre la que se levantan tantas creencias esclavizantes y limitantes. No sé cómo enfrentarme al monstruo de la culpabilidad humana por no ser..., por no llegar..., por no poder perder el sueño perdido.

Y es que mientras más importancia le damos a los sueños que tenemos despiertos parece que menos valoramos el sueño corriente. Ese que nos deja inconscientes, flojos y ausentes. Ese con el que he estado soñando toda la semana. Sí, ironías de la vida mediante, estaba esperando que llegara mañana para acostarme a las 7 de la tarde y no levantarme hasta que fuera completamente necesario. Uhm, soñando con el sueño perdido... soñando porque el sueño me ha atrapado. Sintiendo ese pellizco de culpabilidad por caer en la rendición sin presentar batalla. Aixs, siempre hay tanto por aprender!!!

Y tanto por soñar, por rendir, por vencer que no viene de una tarde más. No viene de un día más. No viene de un sueño más.



Namasté.




QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

0 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers