Los flujos actuales

21:11



Me han preguntado, en relación a mi ausencia, si es normal que ahora explote todo, si son normales estos maremotos emocionales y vitales, incluso, si es normal estar bien mientras se derrumban los demás. Pues bien...
Todo es normal. Hay que tener en cuenta que estamos acabando un año profundamente transformador. Es normal que estemos, o veamos, el desmonte de estructuras.

Son normales los problemas de pareja, los conflictos en las relaciones, las decisiones drásticas, los hundimientos, los cambios completos y todo lo que viene con ello. También son normales, en estos momentos, los problemas de salud. Todo viene por el reajuste que estamos pasando este final de año. Todo lo caducado, está empujando para ser soltado. Igual que deshechamos los productos según su fecha de caducidad, así hacemos con todos los aspectos de nuestra vida.  Ah, pero no a todos nos está pasando esto ¿Verdad?

No nos está pasando a todos por igual porque hay quien ya ha hecho ese proceso con anterioridad, de forma que se puede dedicar a anclar la energía desde la paz. Esto es porque se ha repartido la tarea para que, los que han hecho el paso primero (de forma lineal), pudieran tener el anclaje de los demás. Ahora, que los demás necesitan el anclaje, lo ofrecemos nosotros. Esto es a nivel humano completo.

Es decir, los cambios a los que muchas personas se están enfrentando estos dias no tienen por qué manifestarse de índole espiritual. Puede ser un traslado, un despido, un divorcio, etc. Aunque sabemos que la materia y el Alma son indivisibles, es la forma que tienen de expresarse. Sip? Ahora bien...

¿Cómo salimos de aquí?
Pues con mucha paciencia y determinación. Paciencia para con nosotros mismos, para con los demás y con el momento. Determinación para hacer lo que tenemos que hacer, aunque aún no sepamos cómo hacerlo. Un paso tras otro paso.

EL PELIGRO
Lo único que hay que vigilar es el programa añejo para no volver a repetir el patrón. Esto significa: mirar las cosas desde otro punto de vista.

EJERCICIO PARA CAMBIAR EL PUNTO DE VISTA
Aunque este ejercicio ya está colgado en el blog, repetimos :)
-Escribe en un papel la cuestión que te preocupa.
-Pon el papel en el suelo.
-Sube a un tamburete.
-Mira la cuestión, representada en el papel.
-¿Cómo lo ves ahora? ¿Sigue siendo igual?
-Baja y abraza el papel.
-¿Cómo se siente ahora?
-Pon el papel en un cajón ¿Hay alguna diferencia?
-Si aún no percibes ningún cambio, o si te vibra, pon el papel bajo la almohada y pide, antes de dormir, que te llegue la solución.

Te digo, en este mismo momento, que habrá cuestiones que no se iluminarán o te encontrarás con temas cuya resolución no es de gusto y placer ¿Qué hacemos? Decidir qué batallas vamos a luchar y cuando es mejor tomar aire y pasar por ello para evitar un quiebro mayor.

Igualmente, no apurarse porque esto también pasará. No te comas la cabeza. Ancla tu energía en la Tierra y respira, todo se va poniendo en su lugar.

Namasté ;)



QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:

2 comentarios

Puedes usar todo el material del blog siempre que respetes el contenido y cites la fuente. Gracias. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Followers